Pablo Iglesias se aferra a la coalición con el Psoe después de la debacle electoral de Podemos3 min read

Pablo Iglesias se aferra a la coalición con el Psoe después de la debacle electoral de Podemos
Cortesía: Portal Castilla y León

Pablo Iglesias reconoció el duro golpe que le fue asestado el 12 de julio, resultando en la debacle electoral de Podemos. Por lo cual, además de la autocrítica, ahora se aferra, aún más, a la colación con el Psoe, como forma de supervivencia política.

Las elecciones autonómicas de Galicia y País Vasco dejaron el domingo un dato ilustrativo para entender la erosión sufrida por Podemos en apenas cuatro años. Solo 328 personas de las más de 6.500 que votaron en Fene (Ferrol), localidad donde nació la ministra de Trabajo y la más valorada de Unidas Podemos, Yolanda Díaz, fueron a favor.

Las mareas perdieron su representación en Galicia, de 14 escaños a cero, y en País Vasco, Elkarrekin Podemos se quedó reducido a la mitad. El «espacio rupturista», el del cambio, está roto. El vicepresidente segundo del Gobierno y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, fue uno de los perdedores de la noche. Acostumbrado ya a ver como sus siglas se desinflan según compiten en los sucesivos comicios, reseñó el ABC.

Estos resultados autonómicos inevitablemente tienen repercusión a nivel nacional para Iglesias. Porque debilitan su figura en La Moncloa como líder de uno de los partidos de Gobierno. No obstante, Podemos defiende que la coalición no peligra: están seguros de la vigencia del pacto.

Lea también  Justicia ecuatoriana ordenó arresto domiciliario para Abdalá Bucaram, exmandatario del país

No se vislumbraban tal debacle electoral de Podemos

En el entorno del vicepresidente consideran que el resultado en el País Vasco no fue bueno. Pero admiten que no se esperaban un descalabro tan grande como el de Galicia. Los pronósticos electorales de las últimas semanas apuntaban a posiciones minoritarias en esa región, un descenso, aunque en ningún momento vieron venir un hundimiento de tal calibre, con un trasvase preocupante hacia el nacionalismo (BNG). Indicio de que la hoja de ruta no cumplió las expectativas del votante «rupturista» que confió en ellos en 2016.

«La izquierda nacionalista vasca y gallega se han podemizado. El discurso de EH Bildu y BNG no se diferencia del que antaño criticaban», expresó en Twitter uno de los cofundadores de Podemos, Juan Carlos Monedero. Una leve autocrítica que esconde que Podemos deberá buscar a partir de ahora un discurso con el que poder diferenciarse del Psoe por la izquierda, y recuperar el estatus de alternativa, para tapar las fugas de votos que escapan hacia plataformas de carácter soberanista o con posiciones más radicales.

Sin embargo, la dificultad de esa revisión que tendrán que hacer reside en encontrar el equilibrio entre sus necesidades electorales y el perfil más institucional que se les exige por ser partido de Gobierno.