Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Por qué las vacunas de Pfizer y Moderna no están relacionadas a casos de trombosis?

Las vacunas desarrolladas por AstraZeneca y Johnson & Johnson se encuentran en medio de señalamientos por algunos casos de trombosis entre quienes fueron inmunizados. Sin embargo, los fármacos creados por Pfizer y Moderna todavía no registran efectos secundarios tan graves, puesto que están desarrollados con distinta tecnología.

Tanto la vacuna de AstraZeneca como la de Johnson & Johnson se desarrollaron con la técnica de “vector viral”. Esta metodología se basa en tomar como soporte otro virus, el cual se modifica para transportar en su organismo la información genética que hace frente al SARS-CoV-2 cuando ingresa al cuerpo.

En ambas vacunas se usó un adenovirus, un tipo de virus muy corriente, según reseñó la agencia de noticias AFP. En el caso de la vacuna de AstraZeneca, se empleó un adenovirus de chimpancé y en el de Johnson & Johnson uno humano.

Mathieu Molimard, especialista francés en farmacología, analizó que “todo indica que (la trombosis) se debe al vector de adenovirus”. En ese sentido, el experto subrayó que las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna cuentan con técnica de ARN mensajero, la cual no emplea otros virus para combatir la COVID-19.

Hasta la fecha, no se han registrado casos de trombosis relacionados a las vacunas de Pfizer y Moderna. Bajo el análisis que hizo Molimard, estos fármacos no generarán este raro efecto secundario porque usaron otra técnica en su desarrollo.

¿Otras vacunas pueden desarrollar trombosis?

La vacuna Sputnik V, desarrollada por el Instituto Gamaleya, cuenta con una efectividad de 92 % y fue de las primeras en aplicarse en todo el mundo. Este fármaco, al igual que los de AstraZeneca y Johnson & Johnson, es del tipo de vector viral; emplea otro virus para enfrentar la COVID-19.

De igual forma, cabe destacar que, hasta la fecha no se registraron, al menos forma de pública casos de trombosis entre pacientes que recibieron la Sputnik V.

Venezuela recibió 250.000 dosis de la Spuntik V, con la que inmunizó parte del sector salud, educativo y adultos mayores. Sin embargo, también se dio prioridad a los diputados electos en las parlamentarias del 2015, miembros del gobierno chavista, como Nicolás Maduro, y otras autoridades.

De igual forma, arribaron 500.000 dosis de la vacuna desarrollada por la farmacéutica china Sinopharm. Esta vacuna empleó la estrategia de virus inactivo y hace frente a la COVID-19 con partículas virales muertas, un método que, hasta ahora, tampoco ha generado alertas sobre posibles trombosis.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados