Con hipotermia y paro cardiaco, mujer escapó a la muerte

Hipotermia
Foto Cortesía.

Una mujer británica sobrevivió de hipotermia y paro cardiaco, tras revivir, en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Audrey Mash, la mujer que estuvo conectada a una máquina que le permitió seguir con vida, indicó a los medios: «no recuerdo nada de aquel fin de semana».

El pasado tres de noviembre, se perdió en compañía de su marido en las montañas de Vall de Núria, en el Pirineo de Girona. Al mediodía sufrió una hipotermia por el frío, y luego padeció un paro respiratorio.

Los bomberos llegaron al sitio donde se encontraba Audrey, con la ayuda de llamadas telefónicas e imágenes enviadas por amigos.

Después de seis horas de ser rescatada, la joven de 34 años, llegó al centro asistencial a las 17:44, hora de Barcelona, España.

Parte médico en el Hospital Vall d’Hebron

«Es un caso excepcional en el mundo; la parada cardiaca más larga documentada en España», expresó Eduard Argudo, médico del Servicio de Medicina Intensiva y miembro del equipo de Oxigenación con Membrana Extracorpórea (ECMO).

Con una temperatura de 18 grados, a la profesora de inglés se le practicó un tratamiento de oxigenación con membrana extracorpórea.

Dicho procedimiento consiste en sustituir la actividad del corazón y los pulmones, sacando sangre para oxigenarla, calentarla y reintroducirla por una arteria.

«Este caso marca la línea del futuro: la coordinación entre equipos», comentó Miquel López, jefe de la división especial de bomberos.

Por su parte Antoni Encinas, gerente del servicio de medicina intensiva, explicó que «el objetivo es que el caso de Audrey no sea una excepción, sino la norma.

Audrey a su llegada al hospital estuvo inducida levemente en hipotermia durante 24 horas por parte del equipo médico, reseñó El País.

«Estábamos especialmente preocupados por las posibles secuelas neurológicas», ha explicado el doctor Argudo, «ya que no existen prácticamente casos de personas que hayan sido reanimadas tras tener el corazón parado durante tanto tiempo», agregó.

Actualmente, Audrey no presenta daños neurológicos, está totalmente recuperada, con la única excepción de la sensibilidad en las manos, producto del frío.

«No me di cuenta de que mi vida estaba en peligro hasta que me desperté aquí», argumentó la paciente después de 11 días internada.

Casa Blanca: «Demócratas deberían estar «avergonzados» por proceso de destitución

Macri acusa de traición a diputados que dejaron su coalición