La madre de Morella jamás vendió su casa para que ella supiera adónde llegar (video testimonio)

Por Luis Olavarrieta

La madre de Morella, la dama supuestamente secuestrada durante 31 años por Mathías Salazar Moure (a) “el Gordo Mathías”, jamás quiso vender la casa, y cuando murió, hace ocho años, se la dejó a sus sobrinos Alexandra y Oscar Hernández, quienes no llegaron a conocer nunca personalmente a la secuestrada, por una razón simple: no habían nacido cuando comenzó el calvario de la joven, que entonces tenía 17 años.

Fueron ellos los que recibieron la noticia que les cambió la vida de la policía científica: Morella, como siempre creyó su madre, se encontraba viva, y ahora está con ellos.

“Mi abuela nunca quiso cambiar la casa, nunca quiso cambiar el teléfono: siempre decía, esos son la casa y el teléfono que ella conoce, son los que ella recuerda, cuando aparezca vendrá aquí”, señala Alexandra, quien tiene 28 años, y ha redescubierto a su abuela en su tía recuperada. “Me impresiona cuánto se parecen”, señala.

Por razones obvias, ni Alexandra ni Oscar quieren mostrar sus rostros a la cámara. Pero se encuentran tranquilos, dado que Mathías permanece recluido en una comisaría policial de Maracay; “el Ministerio Público está haciendo su trabajo y esperamos que ese hombre pague su condena”, ha señalado la sobrina de Morella.

Señala que Morella “quiere estudiar, quiere estudiar repostería, psicología, quiere recuperar su tiempo”. Además agrega que la dama que salió de su prolongadísimo cautiverio ha tenido que recuperar el tiempo en cuanto a la tecnología: desconoce, por ejemplo, algo tan sencillo cómo enviar un mensaje de texto en un teléfono celular, y no conocía la televisión por satélite. Del Internet solo tenía las referencias que veía en el pequeño televisor que fue su única conexión con el mundo exterior durante tres décadas.

Caraota Digital estuvo con los familiares y vecinos de Morella, y ya vieron ustedes cómo en el Conjunto Residencial Los Mangos, en Maracay, hay una suerte de aturdimiento ante lo que ocurrió frente a ellos durante 18 años sin que nadie interviniera.

Estaremos entregando la información sobre este caso, y continuaremos investigando esta delicada arista de un problema mucho más grande, que es la violencia de género.

Aida Merlano convirtió un caso judicial en un gran reto diplomático y político

Tribunal ratificó libertad plena para el abogado Jesús Alberto Berro