Lo que hacíamos con nuestros abuelos y, ahora, no podremos hacerlo...

Las cosas han cambiado y todo aquello que nos permitía disfrutar de un abuelo... Tiempos que no van a volver.

Los infantes de los cincuenta y sesenta, hoy abuelos, eran capaces de experimentar una vida totalmente diferente a la que tienen los niños de la actualidad. En aquel tiempo, era normal estar el día entero corriendo y jugando con los otros niños del barrio, sin importar prácticamente nada.

Los actuales abuelos, haciendo retrospectiva, consideran normal que su infancia sea contraria a la de ahora. Los padres ven todo de forma distinta y los niños ya no disfrutan de esa anhelada libertad de hacer lo que les diese en gana, algo que formaba parte de su rutina diaria.

Sabemos que ser padre y miembro de la tercera edad, desde siempre,ha sido un reto y un cambio radical de la vida. También reconocemos que los muchachos de hoy viven cosas que nunca imaginamos poder tener, durante la infancia. Dicho esto, toca reconocer que nunca cambiaríamos nuestra infancia por otra, cada etapa tiene su magia y sus peculiaridades que la hacen especial. Esto, es lo que se hizo y ahora no podrá ser:

1- Un abuelo dejaba jugar en la calle a los chicos hasta anochecer

Anteriormente, factores como la inseguridad, bullying, entre otros, no era tan pronunciado como actualmente. Permitir esto, hoy en día, es considerado un riesgo muy alto para la integridad del muchacho.

2- Mandar a los hijos a comprar a la tienda con una nota

Ahora, gracias a la tecnología, un mensaje de Whatsapp o una llamada al celular, que no existían en aquella época, basta para que el chico tenga a la mano lo que debe llevar a casa

 3- Dejar que tus hijos jugasen con la manguera del jardín

En carnaval, era casi una tradición. Hoy, es un pecado debido a que atenta contra el resguardo de los recursos naturales, entre otros.

4- Dejar que tus niños se sentasen se cualquier manera en el carro

Los muchachos de la actualidad, es obligatorio que porten el cinturón de seguridad y en el asiento trasero de los vehículos.

5- Educar a niños de desconocidos

Ante la incertidumbre de que si el chico es hijo o pariente de un individuo de sospechoso aspecto, se recomienda mantener la distancia.

ecuatorianos en Venezuela

Conviasa dejó varados a ecuatorianos en Venezuela que esperaban repatriación

Yon Goicoechea a Tarek W. Saab: A mí no me dan miedo las amenazas, ya estuve un año y dos meses preso

Yon Goicoechea a Tarek W. Saab: A mí no me dan miedo las amenazas, ya estuve un año y dos meses preso