Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Hallan increíble tesoro subterráneo de los Mayas oculto por más de mil años

El portal Código Oculto informa que, tiempo atrás, un sorprendente tesoro fue hallado en galerías subterráneas los antiguos mayas en Chichén Itzá. El descubrimiento sorprendió a los arqueólogos y sugirió la fuerte relación de esta antigua civilización con el inframundo.

El hallazgo incluyó 200 piezas de cerámica intactas que estuvieron ocultas por más de mil años en una cueva ritual subterránea en Chichén Itzá.

En un informe difundido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México se dio a conocer el descubrimiento de al menos 200 piezas de cerámica que permanecieron intactas durante más de mil años en una cueva ritual subterránea en la ciudad maya de Chichén Itzá, en el actual estado de Yucatán

La cueva, descubierta hace más de 50 años, permaneció inexplorada hasta ahora, se llama Balamkú y tiene un camino laberíntico con una profundidad de 24 metros bajo la superficie.

Balamkú se encuentra a 2.7 kilómetros al este de la pirámide turística de El Castillo o Templo de Kukulkan, conocida popularmente como una de las siete maravillas del mundo moderno.

Chichén Itzá

(INAH)

Guillermo de Anda, investigador de la Coordinación Nacional de Arqueología del INAH y director del proyecto Gran Acuífero Maya, declaró en una conferencia de prensa que se trató del hallazgo más importante desde la cueva de Balamkanché en la década de 1950.

El arqueólogo de Anda dijo en el comunicado:

“Es un lugar abrumador; creo sin lugar a dudas que es una de las cuevas más importantes de Yucatán y también creo que no exagero diciendo que este es el hallazgo más importante de la zona después de la cueva de Balamkanche”.

Además, el investigador señaló que «el mayor tesoro» de Balamkú es que «no se altera, no se saquea y aquí tenemos toda la información».

La gran mayoría de los objetos encontrados son incensarios dedicados a Tlaloc, el dios mesoamericano del agua o lluvia, utilizados para rituales y ofrendas en el período maya del Clásico Tardío (600-900) La presencia de figuras de Tlaloc, típicas de los pueblos prehispánicos del centro de México, en Yucatán, ha abierto un debate sobre cómo llegaron a esta zona.

Tesoros y otros hallazgos

El arqueólogo explicó que las investigaciones han descartado la hipótesis inicial de una invasión tolteca de los mayas, y señaló que «debe haber una influencia desde el centro de México hacia Chichén Itzá». Vasos, comida, semillas, jade, conchas y huesos.

«En ese sentido, estos materiales nos ayudarán a establecer una cronología», dijo el investigador, quien reveló que prevén encontrar en Balamkú muchos más objetos de las doscientas figuras encontradas.

Chichén Itzá

(INAH)

Los restos arqueológicos pertenecen a siete ofrendas documentadas hasta el momento y se encuentran en buen estado ya que la cueva permaneció sellada durante siglos.

Los quemadores de incienso y vasijas descubiertos en Balamkú aún conservan restos carbonizados, alimentos, semillas, jade, conchas y huesos, entre otros elementos que los mayas ofrecían durante ese tiempo a sus deidades.

El difícil acceso y morfología de la cueva dificultó la deposición de estas piezas y la celebración de rituales, por lo que los investigadores consideran que fue un espacio de gran relevancia para los mayas de Chichén Itzá.

Cueva sagrada

El arqueólogo sostuvo que esta cueva es «probablemente más sagrada» que el Cenote Sagrado en sí, una depresión circular de 60 metros de diámetro y 15 metros de profundidad llena de agua y ubicada en Chichén Itzá.

Hallazgo subterráneo en Chichén Itzá

(INAH)

De Anda consideró que Balamkú tenía más importancia porque «el esfuerzo que representa entrar es mayor que en el Cenote Sagrado, que recibía ofrendas de toda Mesoamérica y tenía peregrinaciones».

Hasta el momento, el equipo del INAH ha realizado una exploración preliminar de los primeros 450 metros de la cueva, aunque se estima que este recorrido equivaldría a un tercio de la longitud real.

Los investigadores están trabajando en el desarrollo de un modelo tridimensional del recorrido de la cueva bajo la premisa de evitar modificaciones en la galería subterránea.

Guillermo de Anda explicó que ingresaron a esta cueva para investigar el rumor que se ha transmitido por generaciones de que hay un cenote importante debajo de la pirámide de Chichén Itzá.

(Public domain)

Si bien el investigador no descartó que Balamkú pudiera llevarse este cenote, afirmó que aún falta mucho tiempo para encontrarlo y verificar su existencia.

Según el INAH, Balamkú significa «dios jaguar», en alusión a la cualidad divina que los antiguos mayas atribuían a este animal, que creían que tenía la capacidad de entrar y salir del inframundo.

Fuente: CODIGO OCULTO

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x