Estas son las muertes mas extrañas de todos los tiempos

Hay acontecimientos fatales que, sin lugar a dudas, siembran mucha curiosidad debido a sus alocadas causas.

Muchos, para no decir todos, habitantes del mundo tienen un temor en común: la muerte. Muchos han pretendido alcanzar, en cierto modo, la “inmortalidad”. Sin embargo, personalidades que ya no existen son recordadas, irónicamente, por lo inverosímil de sus respectivos fallecimientos. Conoce algunas muertes que han pasado a la historia:.

Una mosca causó la muerte del Papa Adriano IV

La muerte del único Papa de origen británico en toda la historia, es digna de analizarse. Se encontraba en Anagni -Italia- cuando se trasladaba a su palacio luego de propinarle un largo sermón al emperador Federico I, a quien habría amenazado con excomulgar.

Mientras iba rumbo a su destino, Adriano IV se detuvo para ingerir agua en una fuente del pueblo, y fue cuando repentinamente una mosca ingresó a su cuerpo a través de su boca. En ese momento, el animal se quedó atorado generándole una inmediata asfixia. Los médicos no pudieron hacer mucho por él y, gracias a ese insecto, falleció.

Hans Steininger

Un 28 de noviembre de 1567 hubo un incendio que causó terror en la frontera entre Austria y Alemania. Hans Steininger, quien tenía como de costumbre enrollar su barba en el bolsillo, debido a la desesperación y conmoción por el impactante suceso, corrió desaforadamente con su barba colgada quemándose por doquier.

Si alguna vez has escuchado el refrán "cuando veas las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo", podría decirse que nació tras este deceso. En medio del caos, Hans pisó su propia barba -incendiada- y se enredó yendo a impactar fuertemente contra una escalera donde se rompió el cuello. De cierta manera, se puede decir que su muerte fue a causa de su propia barba.

Lo curioso es que, actualmente, esta barba es exhibida en un museo austriaco 450 años después de la muerte del Alcalde, siendo una reliquia.

Thomas Urquhart

La vida de este hombre, minada de escritos acerca de viajes y exilio, tuvo una muerte más que curiosa. Fue tan cruel que ni siquiera merecería haber sido escrito un obituario. Según la historia, Thomas Urquhart perdió la vida en 1660 cuando supo que Carlos II, con quien había luchado en el pasado, había sido destronado de su reino y, por ende, había caído la monarquía Británica.

Muerte Thomas

Al enterarse de lo sucedido, esta noticia le sentó tan bien que comenzó a soltar carcajadas tan descontroladamente, que le dio -literalmente- un ataque de risa que le produjo la muerte. Esa historia fue aceptada por sus contemporáneos como fidedigna, debido a que este hombre ostentaba una fama de bromista y excéntrico.

Protección de los activos del BCV: el acuerdo aporbado por la AN

AN aprobó acuerdo en respaldo a la protección de los activos del BCV

¡ASFIXIADOS! Comerciantes de Vargas obligados a pagar impuestos pese a la cuarentena