Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

El final de un hombre que cometió un "aberrante crimen": asesinó a su ex, al hijo y secuestró a dos vecinos

El portal El Clarin informa que, a poco más de un mes de cumplirse los dos años del femicidio de Laura Silvana Rivero (40) y el crimen de Thiago (6), el quinto de sus hijos, el más pequeño, la Justicia de Lomas de Zamora condenó a su expareja, un vigilante privado uruguayo, a la pena de prisión perpetua.

Los jueces avalaron a la Fiscalía: consideraron que en ambos casos hubo alevosía. Mató a Laura y Thiago de 13 y 16 puñaladas, respectivamente.

El condenado es Marco Antonio Lasserre (42). En la madrugada del 3 de abril de 2019, mató a Laura y a Thiago, quienes habían ido a visitarlo a su casa de Federico García Lorca 171, de Parque Barón, al Sur del conurbano.

Se cree que la mujer esa noche le dijo que no quería seguir más con la relación y hubo una discusión, tras la cual se produjo el ataque.

Luego, el ahora condenado secuestró por más de una hora a una pareja de vecinos que quisieron auxiliar a Laura y a su hijo. "Ya maté a dos y puedo matarlos a todos ustedes", les dijo poco antes de intentar escapar en una camioneta: chocó a las tres cuadras y fue detenido.

Este lunes, el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Lomas de Zamora lo condenó a cadena perpetua por el "homicidio agravado por haber sido cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género y alevosía", en perjuicio de Laura y por el "homicidio agravado por alevosía" respecto de Thiago Castro. La pena representa al menos 35 años de cumplimiento efectivo.

El veredicto se dio a conocer vía Zoom y le concedió al fiscal Andrés Procopio la calificación con la que había imputado al vigilador de nacionalidad uruguaya y la pena pedida: perpetua por ambos crímenes.

El juicio

Durante el juicio, declaró la exesposa de Lasserre y dijo que él la quiso matar y, por eso, estuvo detenido tres años. También los vecinos que aquella madrugada del 3 de abril fueron tomados como rehenes cuando quisieron auxiliar a Laura y Thiago.

Según la investigación, Laura y su asesino estaban en pareja hacía cuatro meses y era habitual que fuera a la casa de Lasserre, que queda a unas 60 cuadras de la suya, en el barrio Obrero Santa Catalina.

La noche del crimen fue a decirle que ya no quería continuar el vínculo. Fue al lugar acompañada por el más chiquito de sus cinco hijos.

Tras una discusión, el agresor los acuchilló y luego él mismo comenzó a pedir ayuda a los vecinos de al lado, un matrimonio y sus dos hijos: cuando entraron a la casa y vieron el horror, quisieron ayudar a las víctimas pero se los impidió y las tomó como rehenes por más de una hora.

Luego, Lasserre salió de la casa y se subió a una camioneta Renault Express blanca con intenciones de huir, aunque chocó contra un árbol situado a unos 300 metros del lugar, en la calle Schafino 440, y fue detenido.

Para sacarlo del vehículo, los bomberos tuvieron que cortar la parte trasera de la camioneta, tras lo cual fue escoltado por agentes de la Comisaría 9° de Parque Barón con un cuello ortopédico al hospital Gandulfo, pero esa misma tarde le dieron el alta y permaneció detenido por orden de la fiscal de instrucción Marcela Juan.

En la requisitoria de elevación a juicio a la que la agencia Télam tuvo acceso, la funcionaria judicial sostuvo que el acusado cometió el hecho de una manera "aberrante".

Y agregó que fue con "total la desprecio a la vida humana", en el que aprovechó "el estado de indefensión en el que se encontraban las víctimas que le aseguraba tanto el resultado querido como actuar sin riesgo alguno para su persona". Fuente: Clarin.com - Home

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados