Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Mató a su compañero de celda tras enterarse que violó a su hermana

En una prisión del estado de Washington un preso le aumentaron casi 25 años su condena, tras ser colocado inesperadamente en la misma celda del hombre que violó a su hermana menor, por lo que mató por venganza.

Mientras hablaba con su nuevo compañero de celda en junio de 2020, Shane Goldsby, de 26 años, se convenció de que Robert Munger, de 70 años, era el hombre que había violado repetidamente a su hermana.

Goldsby dijo en una entrevista recientemente publicada, que solicitó que le asignaran una nueva celda, pero que nunca lo trasladaron. El recluso afirmó que Munger describió entonces cómo había violado a su hermana con todo detalle. Munger lo condenaron a 43 años de prisión por pederastia y posesión de pornografía infantil.

“Siguió dándome detalles sobre lo que pasó y lo que hizo. Sobre las fotos y los vídeos en los que aparecía haciendo estas cosas, y se iba acumulando”, señaló Goldsby.

¿CÓMO LO MATÓ?

El encuentro fortuito entre rejas tuvo lugar en el centro correccional de Airway Heights, en el condado de Spokane, al este del estado de Washington.

Horas después, Goldsby se acercó sigilosamente por detrás de Munger en la zona común y lo tiró al suelo y le pisó la cabeza una y otra vez, según una investigación de la Patrulla del Estado de Washington. Munger murió en el hospital días después.

Goldsby se declaró culpable de asesinato en segundo grado, y lo condenaron a 298 meses de prisión, lo que supone algo menos de 25 años.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LA PELIGROSA SECTA DEL HOMBRE QUE DICE SER JESUCRISTO Y SU ESPOSA ES MARÍA MAGDALENA

En una audiencia celebrada la semana pasada, el abogado de Goldsby leyó una declaración en nombre de su cliente: “Estoy avergonzado de mis actos, me han puesto en una situación que no le deseo a nadie. Tengo mucho que arreglar”.

Ante esta situación se cuestionan la razón por la razón por la cual le asignaron a Goldsby la misma celda que el violador de su hermana.

La política del Departamento de Correcciones del estado dice que los presos los “evalúan para ser distribuidos de manera equilibrada y garantizar la seguridad y cuidado de las instalaciones” y añade que los reclusos que “pueden ser agresores, víctimas de agresores, o la amenaza para el funcionamiento ordenado de una instalación” no deben ser colocados cerca unos de otros.

Goldsby comentó en la entrevista, que el año pasado que cree que le tendieron una trampa los agentes penitenciarios porque “humilló completamente a la policía”, cuando les llevó a una persecución a alta velocidad en un vehículo policial en agosto de 2017 e hirió a un policía del estado de Washington tras embestir su vehículo.

Por lo que es una rara coincidencia que los colocaron a ambos en la misma celda.

Goldsby lo describe “Estas cosas no ocurren. Estás hablando de la misma institución, la misma unidad, la misma celda que este tipo. Es como si te tocara el premio gordo en el casino siete veces”.

Pero la investigación de la Patrulla del Estado de Washington determinó que se siguieron los protocolos y que “no hay pruebas que sugieran que el personal de vigilancia debería haber conocido el conflicto entre Goldsby y Munger”.

El informe dice que parte del razonamiento fue que Goldsby y su hermana no comparten el mismo apellido. También afirma que el homicida no intentó que lo trasladaran fuera de la celda.

EL TESTIGO DEL HOMICIDIO

El recluso Randy Robinson fue testigo de la interacción entre Goldsby y Munger y detalló a los investigadores que les oyó hablar de su madre y que parecían amigos.

Pero unas horas después, Goldsby atacó a Munger en la zona común. El informe señala que el anciano se cayó y se golpeó la cabeza contra un asiento de acero. Mientras yacía en el suelo aparentemente inconsciente, Goldsby le habría propinado 14 puñetazos y luego le dio varias patadas y pisotones en la cabeza.

En agosto de 2020, el senador estatal republicano Mike Padden pidió que se investigara cómo los dos hombres acabaron compartiendo celda.

Sobre Munger, de 70 años, dijo: “Probablemente habría muerto en prisión, pero no debería haber tenido que morir así”.

ads
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados