Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

“No me arrepiento”: recluso brasileño conocido como Lucifer afirma que mató 48 personas en la cárcel

Marcos Paulo da Silva, un recluso apodado “Lucifer”, se enorgullece de haber matado a 48 personas en una cárcel federal de Brasil. El sujeto cuenta con más de 217 años en condenas y genera temor entre la población carcelaria, dado que es el fundador de una de las organizaciones criminales más violentas del sistema penitenciario del país.

El medio de comunicación RT precisó que el sujeto de 42 años tiene condenas por seis asesinatos y por ordenar la muerte de dos presos. Asimismo, la organización que lidera se caracteriza por decapitar obligatoriamente a sus víctimas, arrancarles las vísceras y escribir los nombres de la agrupación con la sangre de los muertos.

Silva es un sujeto que lleva varias décadas en la cárcel, dado que fue detenido con 18 años por hurto y atraco. Desde entonces se mantiene tras las rejas. Con el paso del tiempo comenzó a encadenar una serie de nuevas sentencias dentro del penal, producto de violentos delitos cometidos en su interior.

“Cuando llega a una prisión, es cuestión de tiempo para matar, engañar y volver a practicar actos de barbarie contra presos, visitantes y guardias”, explicó un guardia, quien agregó que Silva es peligro y “necesita tratamiento urgente”.

Silva, un preso de alta peligrosidad

“Lucifer” asegura estar orgulloso de todos sus asesinatos y que muchos de ellos eran violadores y ladrones. Asimismo, cabe destacar que los registros policiales señalan que todos los homicidios fueron dentro de las cárceles.

“No me arrepiento de haber matado a esas personas, porque la pelea fue justa. Había muchos violadores y ladrones que robaban a los presos dentro de la cárcel”, dijo Silva a un juez.

En esa misma declaración es donde Silva puntualizó que mató a 48 reclusos, cinco de ellos en 2011 y otros dos en 2015. Además, su historial de prisión contiene 30 faltas disciplinarias graves, por lo que los psicólogos alertaron de su “alta peligrosidad” generada por un posible “trastorno de personalidad antisocial”.

No obstante, expertos de las cárceles en las que estuvo “Lucifer” puntualizaron que el sujeto tiene “psicosis”. Por ende, opinan que Silva necesita tratamiento por parte de un equipo multidisciplinario especializado que no está presente en las prisiones federales

Silva, con un tatuaje que reza “Lucifer mi protector”, y otros con tridentes, demonios, calaveras y una esvástica, llama la atención de los expertos. Mientras que la pena de muerte no está autorizada en Brasil, se mantiene confinado en la Penitenciaría Presidente Venceslau 1 desde el pasado 31 de julio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados