Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Por esta razón la expareja de Jeffrey Epstein está siendo fuertemente custodiada en prisión

Detenida por las autoridades estadounidenses desde principios de julio tras un mega operativo con aviones espía, Ghislaine Maxwell -la ex pareja del pedófilo Jeffrey Epstein, fallecido en agosto del año pasado en un aparente suicidio- pasa sus días en el Centro de Detención de Brooklyn, reseñó El Clarin.

La británica, que en diciembre cumplirá 59 años, está acusada por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York de ayudar a Epstein a explotar y abusar sexualmente de múltiples niñas entre 1994 y 1997, además de mentir a la Justicia sobre el asunto, todos crímenes por los que se declaró "no culpable".

En medio de todo este proceso judicial, Bobbi Sternheim -el abogado de Maxwell- reveló cómo es el operativo de los policías que la custodian en la prisión para evitar que suicide y denunció que está sometida a "condiciones más restrictivas" que las demás reclusas o que otros individuos condenados por terrorismo y asesinato.

Según el letrado, Maxwell había sido puesta en cuarentena tras el riesgo de haber contraído coronavirus. Ante eso, los fiscales aseguraron que fue testeada y que el resultado fue negativo, al mismo tiempo que habían remarcado que ella había recibido un trato más favorable que otros reclusos, algo que según Sternheim no es cierto.

En respuesta a la expuesto por los fiscales, el abogado denunció que los resultados del estudio nunca le fueron informados a su clienta. Y que durante esa cuarentena, en la cual nadie podía ingresar a su celda, un hombre no identificado entró para tomarle fotos junto con un guardia, quien realizó una búsqueda de elementos ilegales.

Además, Sternheim contó que Maxwell es despertada cada 15 minutos para asegurarse que no se suicide. "A pesar de la vigilancia ininterrumpida con cámaras en la celda, el sueño de la señora Maxwell se interrumpe cada 15 minutos cuando una linterna la despierta para determinar si está respirando", escribió el letrado en la carta que le presentó a las autoridades, según detalló New York Post.

La carta solicita, además, que el juez de la causa convoque a Heriberto Téllez (el alcalde de la prisión) para que realice un relato completo sobre el "trato desigual" que recibe Maxwell.

A recordar: Virginia Roberts Giuffre, una de las mujeres que denunció a Epsetein y a Maxwell, contó que en el año 2000, cuando tenía 16 años, trabajaba como masajista en el spa del resort de Donald Trump en Mar-a-Lago, Florida, donde su padre era empleado de mantenimiento. Relató que Maxwell la vio leyendo en el vestuario y le dijo que tenía un amigo millonario que buscaba una masajista para un viaje.

En su denuncia, Giuffre contó que Maxwell le dijo: "Conozco a alguien. Podemos entrenarte, podemos educarte, podemos ayudarte a que pases la entrevista. Si le gustás al tipo, ya verás, todo va a funcionar para vos. Vas a viajar, vas a hacer buen dinero".

Giuffre aceptó el trabajo y aseguró que Maxwell le enseñó a hacer masajes eróticos. Pero en su primer encuentro con Epstein, Giuffre denunció que ella le dijo que se sacara la ropa y "le practicara sexo oral" al financista. Clarin.com - Home

 

ads

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados