Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Tregua de Navidad: la guerra que se detuvo para cantar villancicos y jugar fútbol

El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria generó que en 1914 iniciara la Primera Guerra Mundial. El 24 de diciembre Europa llevaba más de cinco meses de brutales luchas en las trincheras, pero los disparos se detuvieron por unas horas durante la Tregua de Navidad.

El portal deportivo TyC Sports señaló que el día de Nochebuena Compañía A del Primero de Norfolk de Reino Unido llegó a las zonas de las trincheras en Bélgica. Los militares se apostaron en la región de Flandes con una rara inquietud, pero, igualmente, se prepararon para iniciar las detonaciones y desplegar las bayonetas.

Sin embargo, los soldados comenzaron a escuchar villancicos del lado alemán y se rompió el silencio. Por un momento, en medio de las mohosas y húmedas trincheras, un espíritu navideño silenció el lugar. Los británicos comenzaron a observar cómo sus enemigos decoraron sus barricadas, cantaban villancicos y armaron arboles de Navidad.

Los británicos decidieron acompañar el canto de las personas con las que lucharon pocas horas antes. “Vengan acá, no les dispararemos”, exclamaron los germanos desde sus trincheras, mientras que la niebla se disipó en la mañana del 25 de diciembre.

Algunos británicos temían que se tratara de una trampa, pero, a pesar de los riesgos, un puñado se ánimo a salir de sus puestos y aventurarse a tierra de nadie. La sorpresa fue gigante cuando los germanos, hablando en inglés, les desearon una Feliz Navidad y estrecharon sus manos.

Fútbol, bebidas y cigarrillos en Navidad

El resto de los soldados salieron a tierra de nadie, un espacio en el que reinaba la muerte y la destrucción, e intercambiaron bebidas, cigarrillos, comida y diarios. Uno de los efectivos salió con una pelota de fútbol y jugaron un partido en el mismo espacio en el que un día después iniciarían los brutales combates.

Los efectivos respetaron las reglas convencionales del fútbol, pero el resultado era lo de menos y no contaron los goles, según algunos historiadores. Dejaron de ser soldados y se convirtieron en simples mortales que se olvidaron de la guerra para celebrar una Navidad poca convencional.

Las historias cuentan que eventos similares se registraron en todo el frente, con diversos matices. En la semana previa al 25 de diciembre se registraron varias treguas en donde los soldados intercambiaron bebidas y regalos. Esto generó una amplia condena entre los altos mando y, según historiadores, se realizaron varias ejecuciones.

La Primera Guerra Mundial finalizó cuatro años después en 1918 y generó el fallecimiento de más de 16 millones de personas. Sin embargo, eventos como la Tregua de Navidad no se repitieron en el resto de los años, pero quedó el precedente del 25 de diciembre de 1914, cuando los disparos se intercambiaron por bebidas y una pelota de fútbol.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados