Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

3 duras batallas se libran por próxima sentencia que sellará el futuro de Alex Saab (Análisis y Fotos)

En los próximos días se conocerá una decisión judicial muy importante, que explica el porqué de las campañas de altísimo costo que se han desatado para promover “la mejor imagen posible” al empresario Alex Saab.

Marchas, conciertos, panfletos y pintas en paredes de las zonas más populosas del país, han complementado una campaña para la cual la defensa del funcionario adscrito a la administración de Nicolás Maduro, ha invertido mucho dinero en difusión, a través de varios medios en el mundo.

Alex Saab
Concierto pidiendo la libertad de Álex Saab en la plaza Diego Ibarra, de Caracas. Foto: Twitter

El próximo jueves 11 de marzo, el Tribunal de Justicia de la Comunidad de Estados de África Occidental, deberá sentenciar sobre la legalidad de la detención de Saab el 26 de junio en Cabo Verde.

Recuérdese que el empresario perdió su libertad al hacer escala aérea en el país africano, a propósito de un caso de lavado de dinero, calculado en 350 millones de dólares, por el que le requieren las autoridades de Florida, Estados Unidos.

El régimen de Maduro denuncia un procedimiento ilegal contra quien era un supuesto enviado humanitario para tramitar “ayuda para los venezolanos, agobiados por las sanciones económicas y amenazado por el coronavirus”.

Una figura de mucho peso en la “revolución”

Alex Saab, quien entre sus empresas cuenta a “Grupo Grand Limited GGL”, ha sido señalado de usarla para sacarle ganancia de millones y millones de dólares al negocio de las cajas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap)

Respecto de ese programa social cursan varias denuncias, periodísticas y políticas, por sobreprecios y bajísima calidad de la menguada repartición de “comida barata” para los pobres de Venezuela.

También es designado como el financista más grande de la operación que, en lo político, supuestamente habría dirigido Tarek El Aissami, ex vicepresidente del área económica del régimen, primero conocida como la operación maletín, y luego popularizada “hasta las náuseas” como la “Operación Alacrán”.

Lo anterior deja de manifiesto que si bien Alex Saab es referido por adversarios del madurismo como un arquitecto de negocios financieros turbios, su importancia llega al extremo de supuestamente estar también detrás de las operaciones políticas de mayor envergadura.

El programa social más importante, operaciones con energía, explotación y comercialización de las minas venezolanas; estarían entonces hermanadas con la división de la oposición por la supuesta compra de algunos de sus diputados, lo cual “parió” una elección parlamentaria el 6 de diciembre y una Asamblea, desconocida por la mayoría de los venezolanos y decenas de países, presidida por Jorge Rodríguez.

La campaña en favor de Alex Saab tiene claras intenciones

A la espera de la decisión Judicial del próximo 11 de marzo, la campaña en favor de la imagen de Alex Saab persigue al menos tres propósitos: hacer de su causa un enfrentamiento entre Estados Unidos y África, lavarle la cara de “corrupto” ante el “chavismo originario”, y aumentarle el peso como ficha de canje para una negociación con Nicolás Maduro.

Caracas amaneció una mañana llena de pancartas pidiendo la liberación de Álex Saab. Cortesía

Agencias internacionales informaron de una reunión de delegados de Donald Trump y de Nicolás Maduro en el año 2020, en la que supuestamente Miraflores habría colocado como asunto de total prioridad a Alex Saab.

De hecho, se reportó que la representación del presidente chavista se ancló en que no se refrendaría algún acuerdo político con la oposición, si Cabo Verde mantenía detenido al empresario, con miras a extraditarlo a Estados Unidos.

También los grafitis en favor del empresario colombiano se multiplican en las calles del centro de Caracas. Cortesía

Y las autoridades estadounidenses, ya en tiempos de Joe Biden, insisten en que este es un caso judicial, independiente de la política exterior presidencial, por lo que el pedido de extradición a Florida se mantiene.

El tamaño de la amenaza no se cuenta solo en Florida

Por el caso del presunto lavado de 350 millones de dólares, conocedores del sistema penal de Estados Unidos han dicho que Alex Saab, si es extraditado, no se declara culpable, y pierde el juicio, podría tener una sentencia de unos 40 años de prisión.

Pero ese caso de Florida sería apenas una parte del problema para él, puesto que conocedores de las investigaciones que cursan en Estados Unidos contra miembros del régimen venezolano, aseguran que pronto lo vincularán a una causa radicada en Nueva York

Ese caso se conoció en abril de 2020, cuando el Fiscal William Bar echó a andar en cauces penales una investigación que pretende demostrar los vínculos de Nicolás Maduro y un grupo de colaboradores con el narcotráfico, el lavado de dinero y el terrorismo.

El lobby de la defensa de Alex Saab, encabezada tanto por el abogado Baltazar Garzón, como por el propio gobierno madurista en la persona del canciller Jorge Arreaza, se ha determinado a que el jueves 11 de marzo el tribunal africano diga que lo del 26 de junio fue una arbitraria detención y que, en consecuencia, el empresario debe ser dejado en libertad.

Pero las autoridades de Cabo Verde, si bien accedieron recién a otorgar prisión domiciliaria a Saab, han dejado conocer que su país no firmó el protocolo del Tribunal de aquella comunidad africana y que una decisión de esa corte no les es vinculante.

Alex Saab puede ser centro de un pleito mucho mayor

Si se mantiene el proceso de extradición a Estados Unidos, que podría demorar – según fuentes de buen crédito – de seis a ocho semanas más, el equipo de Nicolás Maduro alentaría una fuerte protesta de los estados miembros de la Comunidad de Estados de África Occidental contra Estados Unidos, para elevarle mucho más el costo político a este caso.

Las campañas internas, de conciertos, vigilias y marchas, buscan sensibilizar a grupos chavistas, que antes pudieran haber visto en Alex Saab a un “corrupto” que hubiera empañado el legado de Hugo Chávez Frías, pero que ahora deberán verlo como un estandarte de dignidad nacional.

Toma aérea de la Plaza Diego Ibarra donde se observa un grupo de personas pidiendo la liberación de Saab. Cortesía

Finalmente, con mucho ruido africano y de otras naciones, y exacerbada agitación interna por el presunto martirio de un héroe, el presidente chavista tendrá en Alex Saab una ficha de mucho mayor peso.

Si Estados Unidos y Europa siguen con sus sanciones, Nicolás Maduro podría encerrarse en algo que determinaría la posibilidad de una negociación política general: que si no devuelven al santo, no hay misa.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados