Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

A 4 años del asesinato de Juan Pablo Pernalete, familiares siguen esperando justicia

Al cumplirse este lunes 4 años del asesinato de Juan Pablo Pernalete, sus familiares denuncian que todavía siguen esperando que sean juzgados y condenados, no solo quien accionó la bomba lacrimógena que mató al joven venezolano, sino también a quienes idearon y ordenaron la ejecución de las políticas.

"Hasta la fecha han tenido quince fiscales encargados del caso, algunos con más o menos interés, donde incluso una de estas funcionarias públicas se refirió, peyorativamente, a nuestro hijo como 'guarimbero'", señalaron sus padres.

Recientemente, el Fiscal número 62, actuando con la anuencia, según su propio dicho, imputó a nueve Guardias Nacionales por el delito de homicidio preterintencional en grado de responsabilidad correspectiva.

4 años sin Juan Pablo Pernalete

En el comunicado, los familiares destacaron que han sido cuatro años muy duros, "pero aquí seguimos firmes, guiados por el ejemplo de nuestro hijo, luchando por su justicia y la de otras tantas personas que han sido víctimas de violación a sus derechos humanos".

"Hemos enfrentado a un Estado que desde el inicio no solo pretendió ocultar la verdad, sino que también buscó su asesinato moral, inventando historias contra él y algunos de sus compañeros de lucha", dijeron.

"No han respetado nuestro dolor, ni nuestra condición de víctimas, pues nos han sometido a expectativas de justicia como la que tuvimos tras las declaraciones de Luisa Ortega Díaz el 24 de mayo de 2017, en la que dejaba claro que el resultado de la investigación por el Ministerio Público era que nuestro hijo había sido asesinado por un guardia y que en pocos días nos indicarían quién había sido el responsable", expresaron.

El fatídico 26 de abril 

Juan Pablo Pernalete fue asesinado el 26 de abril de 2017 en Altamira, Caracas, cuando un oficial de la Guardia Nacional Bolivariana le disparó una bomba lacrimógena directamente a su pecho, a una distancia menor de 30 metros, lo que le produjo la muerte por shock cardiogénico y traumatismo cerrado de tórax.

"Juan era un joven soñador, atleta de alta competencia, inteligente, hijo y hermano amoroso, buen amigo, compañero y ser humano, que creía en los derechos de todas las personas. Además, se dedicaba a rescatar animales, a los cuales amaba profundamente", expresó la familia de Pernalete, a través de una nota de prensa.

La familia Pernalete indicó que el joven "salió como otros días a luchar por un mejor país, en el que él, su hermana Gaby y nosotros pudiéramos vivir sin miedo a la inseguridad y con acceso a los medicamentos, y alimentos que garantizaran nuestras vidas".

"Nuestro hijo estaba ejerciendo sus derechos a la libertad de expresión, reconocidos en pactos y tratados internacionales; el Estado lo privó de su vida", dijo su familia.

Asimismo, sus padres indicaron que Juan Pablo "no murió como consecuencia de una acción aislada que un funcionario de la Guardia Nacional haya ejecutado. Nuestro hijo fue víctima del Plan Guaicaipuro y del Plan Zamora, este último, activado directamente por Nicolás Maduro el 18 de abril de 2017".

 

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados