Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

A un año de la detención del líder Tupamaro en Vargas su víctima aún siente miedo

Pasó un año desde la captura del líder revolucionario y ex parlamentario de Vargas

Pasaron por lo menos cuatro meses para que Juan Romero, conocido cariñosamente como “Juancito Parroquiano”, intentará devolverle la tranquilidad a su vida. Lo hizo como solo lo sabe hacer desde que tiene siete años: pescando. Ese fue y sigue siendo su refugio, lo que más ama hacer.

Fue precisamente por sus destrezas en el arte de la pesca que llegó a trabajar junto a cuatro marineros para José Pinto, líder del partido de izquierda Tupamaro y ex parlamentario de Vargas, quien este martes 15 de junio cumplió un año detenido.

Actualmente se encuentra recluido en la sede del Bloque de Búsqueda y Captura del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en Caracas. Y es que desde el 3 de julio su caso fue radicado a los tribunales de la capital, a solicitud del Ministerio Público.

Pinto fue privado de libertad mientras sigue su juicio por los delitos de homicidio intencional calificado con alevosía por motivos fútiles o innobles en grado de coautor, agavillamiento y privación ilegítima de libertad por su responsabilidad en el homicidio del adolescente de 16 años George Soto Berroterán y de las lesiones causadas a Juan Romero.

Ambos pescadores que trabajaban para él junto a Xavier “Macuto”, “Jesusito” y “Cachete”. De estos últimos se desconoce su paradero.

Mientras que Juancito Parroquiano expresó que le costó tiempo recuperarse. “No quería salir a pescar. Duré como cuatro meses para iniciar mi pesca. Las primeras veces que salía hacia el mar vivía con miedo. No quería salir de mi casa, sentía terror”.

Este joven de 21 años y padre de una niña de dos años mencionó que solo quería permanecer encerrado aquellos días de junio y estar junto a su familia. “Necesitaba tener esa protección. Todavía siento ese temor, pero gracias a Dios se me ha quitado y sigo pescando”.

Reconoció que no fueron días fáciles lo que siguieron a la revelación de los hechos ocurridos en la Tupareña. Sin embargo, dijo que muchas personas le tendieron la mano para superar sus miedos.

Entre los que agradeció por su acompañamiento destacan los cuerpos de seguridad de la región. “Me siento muy agradecido. Creo que Andrés Goncalves se llama el secretario de Seguridad Ciudadana de La Guaira, que siempre estuvo pendiente. Hubo como un resguardo presidencial que mandaron”.

También agradeció al fiscal nombrado por la Asamblea Nacional Constituyente y al Cicpc. “Siempre agradecido con ellos que me brindaron ese apoyo. El jefe de Homicidios, de apellido Díaz. Me dieron apoyo, me llevaron al hospital, me llevaron con doctores; me atendieron demasiado bien”.

El sábado 23 de mayo los cinco pescadores compartían con Pinto y sus escoltas en la finca. Todo marchaba como de costumbre: parrilla, fiesta y diversión. Sin embargo, el secretario nacional del partido Tupamaro se fue a dormir quedando los cinco pescadores con los dos escoltas.

Sin embargo, Pinto consideraba que Juancito y sus compañeros lo estaban robando, y la orden que habrían recibido los escoltas era de someter a Juancito Parroquiano, Debían darle una lección.

A Juancito Parroquiano lo amarraron, lo golpearon. “Al resto de los pescadores los obligaron, bajo amenaza de muerte, que debían golpearlo también ‘porque este fue el que robó al comandante (Pinto)’, decían los escoltas. Sin embargo, el adolescente se negó. Por eso también lo amarraron y lo sometieron. Ambos recibieron golpes de los dos escoltas y de los tres pescadores hasta dejarlos casi inconscientes”.

Juancito aprovechó de escaparse. Pero George Berroterán no. Su cuerpo fue localizado enterrado en la finca de Pinto el viernes 12 de junio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x