Familiares de las víctimas de violencia policial en Aragua se sienten amenazados

aragua

De los 553 sucesos violentos que por ocho meses ha monitoreado el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) en el estado Aragua, 44.48% son ocasionados por la violencia delincuencial, 39.42% por la violencia policial, 2.17% sucesos de violencia intrafamiliar, 1.81% de violencia de género y 0.18% de los sucesos por violencia política.

En el más reciente reporte del OVV, capítulo Aragua, se señala con preocupación que la mayoría de los familiares de las víctimas no quieren formular denuncias en contra de la violencia policial, por temor a las represalias.

“En relación a la violencia policial, los informantes de los cuatro municipios coinciden en afirmar que cuando el suceso de violencia policial ocurre dentro o cerca de la casa de la víctima, los familiares son intimidados con insultos, maltratos y amenazas, que incluso llegan hasta el extremo de sembrarles evidencias y meterlos presos para neutralizarlos, cuando los familiares directos se muestran indignados e inconformes y exigen justicia ante los atropellos que se dan en estos operativos”, señala el reporte.

El OVV realizó un monitoreo en ocho comunidades violentas de cuatro municipios del área metropolitana de Maracay, en relación a las causas por las cuales los familiares de las víctimas de violencia en el estado, prefieren no formalizar la denuncia ante las autoridades.

En la región, desde noviembre del 2018 hasta junio del 2019, se han registrado 727 homicidios reportados en 553 sucesos violentos, de los cuales solo 45 sucesos (8.13%) habrían sido denunciados ante las autoridades.

Los casos más denunciados -refiere el OVV- son los de violencia de género, los de violencia intrafamiliar, así como los de violencia política. En relación a las causas de no denuncia de la mayoría de los casos de la violencia delincuencial, estos se deben al terror que sienten los familiares de las víctimas de este tipo de violencia cuando ocurre, dentro de los llamados “cuadrantes de paz”.

“Las personas viven al acecho de un efecto panóptico que los hace sentir permanentemente vigilados por los líderes negativos, aunque no saben exactamente a través de quien. Lo que los hace vivir en un estado de zozobra y miedo permanente, que los lleva a evitar a toda costa hablar del tema y a disminuir incluso su tono de voz, hasta dentro de su vivienda. Porque tienen la sensación de que están constantemente vigilados, inclusive en sus pensamientos, en cualquier espacio donde se desenvuelvan. Por tanto, se les hace impensable denunciar”

Por otra parte, de acuerdo al más reciente monitoreo del OVV en Aragua, los expresidiarios que gozan de libertad plena y que están tratando de reintegrarse a la sociedad, son perseguidos y asesinados por los cuerpos de exterminios, sin tener los familiares ninguna oportunidad de denunciar el abuso policial, ya que en ninguna instancia les toman la denuncia porque están etiquetados como delincuentes.

Durante los últimos dos años, el estado Aragua ha ocupado el primer lugar de muertes por hechos violentos en Venezuela, con una tasa de 155 defunciones por cada cien mil habitantes para el año 2017 y de 168 defunciones por cada cien mil habitantes para 2018.

Desde su creación, el OVV Aragua ha detectado, a partir del monitoreo de prensa, que entre octubre de 2018 y febrero de 2019, en la región se registraron 452 víctimas de homicidio, de las cuales, previo a su deceso, 129 recibieron asistencia médica, pero lamentablemente, ninguna logró sobrevivir.

En el mes de febrero 2019, de un total de 108 delitos monitoreados, 103 eran homicidios, el 80% de ellos ocurrieron en días de semana y 58% en horario diurno. Mientras que el 67% de los homicidios se ejecutaron en la calle y 41% en la misma zona de su residencia. Las víctimas, en un 99% eran hombres y 41% con edades comprendidas entre 17 y 60 años.

El móvil del 50% de los homicidios fue la resistencia a la autoridad, 21% por ajuste de cuentas, 13% el robo, 5,3% la riña y 5,3% la venganza respectivamente, seguida por los sicariatos con 2,6%.

Los municipios donde se registró el mayor número de homicidios, fueron, en primer lugar, Girardot (Maracay), con 28,9%, en José Félix Ribas (La Victoria), con 18,4%, seguidos por Santiago Mariño (Turmero) y Zamora (Villa de Cura) ambos con 7,9 %, respectivamente.

Ya para entonces, el OVV indicaba que el tipo de violencia más común fue la delincuencial, con 71% de frecuencia, seguida de la violencia policial, con 18,4% y sol 3,9% de los casos fueron producto de la violencia intrafamiliar.