Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Asdrúbal Aguiar pide a la ONU "intervención oportuna" en Venezuela

El doctor Asdrúbal Aguiar, por más tiempo que lleve fuera de Venezuela, en nada distrae su atención sobre lo que ocurre con la ruina general a la que fue llevada su nación. Hoy cree que el informe de la comisión de verificación de las Naciones Unidas es una gran carta de navegación hacia la libertad.

En conversación con Caraota Digital y Evtv Miami, deja clara su poca esperanza en que la Corte Penal Internacional actúe en modos y tiempos correctos, luego que fuera invocada
por esa comisión independiente que halló incursos a Nicolás Maduro y sus más cercanos colaboradores, en la perpetración de crímenes de lesa humanidad.

Su desconfianza con la CPI tiene que ver con lo que señala de vínculos de la fiscal Fatou Bensouda con el mundo de las tiranías, al punto de haber sido ministra de justicia en un régimen dictatorial.

Recuérdese que esa fiscalía se comprometió en el mes de junio del presente año, a anunciar resultados sobre el caso Venezuela. El examen preliminar, dijo Bensouda, se encuentra en fases culminantes.

Mientras se espera el resultado comprometido por esa fiscalía, Asdrúbal Aguiar prefiere apostar por lo que los países libres y democráticos pueden hacer con base en el grave informe: abrir en sus cortes penales, juicios contra los responsables de tan graves crímenes ocurridos en el marco de 223 casos estudiados, incluyendo las más de 4000 ejecuciones extrajudiciales.

Es necesaria una intervención oportuna

"Ni siquiera Michelle Bachelet va a poder esconder este informe", acentúa Aguiar, a la espera de que la Organización de las Naciones Unidas actúe en lo que pudiera denominarse una "intervención oportuna" que impida que con Venezuela ocurriera lo mismo que con Ruanda.

Recuerda Aguiar, quien fue también Magistrado de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que en los informes tras el genocidio de Ruanda, las comisiones independientes que instruyeron el expediente designaron como responsables, por no haber actuado a tiempo, a las autoridades de la ONU.

En este contexto califica de absolutamente correcto el que, basado en el informe, el presidente interino de Venezuela haya elevado al mismísimo secretario general de la ONU, Antonio Guterres, la petición de proteger al pueblo civil venezolano, de los delitos que sistemáticamente el régimen madurista comete en su contra.

El presidente Juan Guaidó solicitó a los representantes del "mundo libre y democrático" cumplir a favor de los venezolanos con la Responsabilidad de Proteger (R2P), que es un protocolo aprobado en Naciones Unidos para contener a gobiernos que violan gravemente los derechos humanos de sus ciudadanos, al punto de temerse un genocidio.

Aunque un considerable número de países ha aplaudido el paso dado por Guaidó, aún está por conocerse si la comunidad internacional pondrá en marcha un nuevo modo de proteger y liberar al pueblo venezolano.

La justicia transicional es una trampa

Asdrúbal Aguiar, quien insiste en que la apertura de causas penales en todos los países libres, constituye un modo de comenzar a intervenir efectivamente en favor de Venezuela, también cree oportuno encender la alarma contra la tentación de caer en "la trampa" de armar una justicia transicional.

Esta figura, explica, parece abrirse paso a favor de la impunidad de los criminales, que forzan que haya justicia orientada por las causas de los hechos en vez de castigar directamente los delitos.

"Con esa justicia los asesinos pueden llegar a convertirse en parlamentarios", ironizó, en franca alusión a Colombia, donde el entonces presidente Juan Manuel Santos, para su proceso de paz con las narcoguerrillas de las Farc, habría servido en bandeja de plata el perdón penal, moral y político a los delincuentes.

La imprescriptibilidad de los delitos graves contra los derechos humanos, crímenes de lesa humanidad, recalca Aguiar, no debe ser vencida por cualquier fórmula que condujera a una
suerte de paridad moral para dialogar.

La lección del castigo a los criminales de lesa humanidad

Finalmente, y frente a la posibilidad de que el régimen madurista pudiera atrincherarse más en su posición de poder, e incluso acrecentara su violencia contra los ciudadanos al verse amenazado penalmente por las cortes de los países democráticos, Aguiar respondió desde su propia experiencia como profesor universitario y magistrado de los derechos humanos:

"Los crímenes que habrían cometido Nicolás Maduro y sus colaboradores recuerdan mucho a los de las dictaduras del Cono Sur. En Argentina, ni la edad ha impedido a los torturadores acabar rindiendo cuentas a la justicia".

"En caso de hacerse contra las instituciones de derecho, locales e internacionales, valdrá ver siempre el caso del dictador peruano Alberto Fujimori, quien en su tiempo de pataleo atacó ferozmente a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero su destino por perpetrar crímenes de lesa humanidad, ha sido una gran condena".

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados