Ataque a Galletera Puig demuestra el auge de la extorsión

Incendio a instalaciones de la fábrica María Puig, en Tejerías, estado Aragua / Foto cortesía

La única industria que crece en el país es la del crimen, la del pranato y la de la extorsión y la más reciente evidencia de ello es el ataque con granadas incendiarias a la fábrica de galletas María Puig, en el sector de Tejerías, en el estado Aragua.

Así lo denunció este miércoles el periodista especializado en la fuente criminalística, Javier Ignacio Mayorca, en contacto telefónico con el programa matutino La fuerza es la unión, transmitido por RCR.

En el estado Aragua se viene dando desde hace unos dos años una situación de grave presión de la delincuencia a los industriales, sobre todo en las zonas de Tejerías y San Vicente, quienes son permanentemente azotados por grupos criminales, señaló.

Entre los principales actores del crimen están líderes negativos del denominado Tren de Aragua, que han impuesto toques de queda e intento de control territorial, señaló.

Mayorca explicó que se presiona a través de la extorsión a todo aquel que intente generar alguna riqueza, y esto llega al culmen en el ataque a la galletera María Puig.

Cuando a los industriales les piden “vacunas” y estos se niegan a pagar, comienza la presión física que culmina hasta en bombardeos con granadas, explicó.

Nexos criminales

Tales grupos no operan solos sino aliados con la impunidad y sectores de gobiernos locales, regionales y nacional, generando nóminas paralelas para mantenerse, en lo que se llama “enganche político”, sostuvo.

"Eso ha permitido el crecimiento a la industria del crimen y viene a provocar más inseguridad ciudadana", dijo.

Todas esas modalidades se están dando en Aragua y se están exportando a otras entidades regionales del país, advirtió.

La extorsión se multiplica

El comunicador social contó, en un intercambio de ideas con el moderador Jesús Torrealba, que las estructuras más afectadas por la extorsión en el pasado fueron los sindicatos de la construcción, pero como este sector de la economía se fue al declive, los criminales trasladaron el cobro de vacunas y amenazas a otros ámbitos.

Denunció que casos de extorsión similares a los de Aragua se han visto en la industria minera y petrolera en los estados Bolívar y Zulia, así como a comercios y a la ciudadanía misma en Trujillo y Caracas, especialmente en la Cota 905.

"Es una especie de juego perverso que opera de manera progresiva", aseveró.

Indicó que el año pasado fueron denunciados unos 640 casos de extorsión, que es una cifra muy por debajo de la real, “porque la extorsión se nutre del miedo”.

Concluyó que en Venezuela tenemos un Estado que trata de abarcarlo todo y a su vez ha cedido espacios a la criminalidad, dejando a la ciudadanía a merced de la inseguridad.

aminora probabilidades de lluvia

Aminora probabilidad de lluvia en parte del territorio nacional

Cadáver de Acosta Arévalo podría ser entregado a sus familiares este 10Jul