¡ATENCIÓN! Por qué se han incrementado los apagones en Carabobo

La crisis eléctrica es cada vez más intensa en Carabobo. Hay sectores que enfrentan varios cortes durante el día que en la suma se traducen en, al menos, ocho horas.

Foto: Dayrí Blanco

La precariedad del servicio es evidente, y la respuesta está en que de la demanda de entre 600 y 700 megavatios solo se genera 150, lo que es igual a un déficit de 79,57% en la energía que requiere el consumo de los habitantes de la entidad, de acuerdo a las estimaciones del vicepresidente del Colegio de Ingenieros, Nizar Richani.

El problema es que de las seis instalaciones de generación que existen en Carabobo, solo hay dos operativas pero a baja capacidad y la más grande, que es Planta Centro, con una infraestructura para aportar dos mil 600 megavatios, está 100% paralizada.

Lo mismo para con Termo Carabobo, ubicada en Morón, la Planta de Generación Distribuida de Valencia, y Planta del Este. Siendo esta última la responsable de dar servicio eléctrico al sector demográfico de mayor población de la Gran Valencia, que es el circuito centro norte que va desde la avenida Aranzazu y las parroquias Catedral, Santa Rosa, Candelaria y San José y parte del municipio Naguanagua.

“Esa es una población que se ha visto bastante afectada porque esa planta, que en principio fue propiedad de la Electricidad de Valencia y fue absorbida por el estado, está en cero. Se está haciendo un esfuerzo para arrancar una de las máquinas que pudiera dar 10 o 15 megavatios para tratar de solventar la situación”.

Entre las plantas Pedro Camejo, de Los Guayos, y Castillito, ubicada en San Diego, es que se están generando 150 megavatios que son totalmente insuficientes. “Por eso en este momento Carabobo está dependiendo en 70% dl suministro eléctrico proveniente de la hidroeléctrica del Guri, eso hace que nuestro servicio sea muy frágil y susceptible, aunado a problemas de distribución, transmisión, mantenimiento que hacen que multipliquen las fallas recurrentes y que continúen los apagones”.

Otro problema que enfrentan los habitantes de la entidad es que no existe ningún tipo de orden en los racionamientos. “Son controles de consumo de un sistema de distribución de carga que está respondiendo al comportamiento de la ciudadanía y del sector que más consuma, que pueda en un momento dado perturbar el sistema o provocar una salida permanente del sistema, y es sacado del circuito”.

Las subestaciones también están en la desidia. La Arenosa es una de las más importantes y está ubicada en el municipio Libertado. Óscar Cerón, coordinador de activismo de Un Nuevo Tiempo en esa jurisdicción, alertó que es una instalación que está totalmente abandonada.

“Es una muestra de la desasistencia del sector eléctrico. Podemos ver cómo el cableado se encuentra colapsado por las matas y la falta de mantenimiento que hay en las torres eléctricas. Ya basta de ignorar el problema que existe con los servicios públicos en el país, el daño que está ocasionando al patrimonio familiar quién lo asume, quién paga los electrodomésticos dañados”.

La Bundesliga se alista para retornar este fin de semana

Trasladan 900 reos de Cepella a cárceles de Lara, Barinas y Carabobo