Baduel, la nueva ficha del régimen en su rebuscado plan de conspiración

baduel
Foto relacionada

Cuando Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación del régimen le informó al país que detectaron un nuevo plan para “derrocar” a Nicolás Maduro, estaban reeditando la misma versión usada en 2014 con el Golpe Azul y la Operación Jericó, está vez con la figura principal del exministro de la Defensa, Raúl Isaías Baduel.

Pese a que Maduro aseguró, en un acto con el Frente Francisco de miranda, que Baduel estaba detenido por corrupción, eso no es cierto. El primer juicio que mantuvo al general en la cárcel fue por la supuesta apropiación indebida de 30 millones de bolívares y 3,9 millones de dólares, dinero de su gestión como ministro de Defensa, publicó en una nota el portal web Infobae.

Baduel fue sentenciado a 8 años y estuvo preso desde el 2009 hasta 2015, cuando recibió libertad condicional hasta que cumplió la pena judicial. No obstante, en 2017 fue detenido nuevamente en una maniobra judicial y fue acusado de instigación a la rebelión. Lo han mantenido por largos períodos incomunicad y aislado, o como sucede en este momento, desaparecido.

Este oficial tuvo gran ascendencia y liderazgo en la Fuerza Armada Nacional (FAN), siendo el más destacado de los titulares castrenses que tuvo el presidente fallecido Hugo Chávez Frías.

La relación entre el alto oficial y Chávez era muy cercana, los unía una estrecha amistad, pero asimismo se convirtió en una amenaza para el presidente fallecido, por lo que se le liquidó su liderazgo tras su salida de la FAN.

Baduel fue enviado a la cárcel y señalado de traidor. Estando preso en febrero de 2018, Maduro lo destituyó y lo degradó de la FAN, junto con 13 oficiales más.

Jorge Rodríguez aseguró que la operación militar constaba de tres comisiones:

1- La Sucre, encargada de capturar y eliminar a Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Freddy Bernal y tomar Miraflores.

2- La comisión Ulises, que consistía en detener al jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), general Gustavo González López, y prestar seguridad de la Palacio Legislativo.

3- Y la llamada Lander, responsable de tomar la sede de la Dirección de Contrainteligencia Militar, actuar contra la Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) y capturar al ministro Néstor Reverol.

Lo que llamó la atención de la operación y de las comisiones de la “conspiración”, es que por ningún lado apareció la neutralización o ataque de ningún jefe militar o del alto mando militar.

Es decir, a un grupo de militares, policías y políticos se les ocurre montar un golpe de Estado que, según Rodríguez, tiene entre las cuentas asesinar a Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Freddy Bernal y además, detener al ministro del Interior y al jefe del Sebin; pero no se consideró acciones contra los jefes de la institución que tiene el monopolio de las armas de Venezuela.

Según Rodríguez, en ese plan las figuras claves eran militares, y mencionó al general Miguel Sisco Mora, al general Ramón Lozada Saavedra, al vicealmirante Huizi Clavier, al general Eduardo José Báez Torrealba, y por supuesto al general Raúl Baduel, entre otros oficiales y policías.

Lo que demuestra toda la revelación que hace el régimen, es que el general Baduel sigue siendo el fantasma que más les preocupa en una conspiración, aun cuando lleva 10 años preso y en condiciones de mínimo o ningún contacto con otras personas que no sean sus familiares.

Maracaibo dolarizada y sin un real: 94% de operaciones se hacen con divisas

El rebusque: forma de supervivencia para los venezolanos en Cúcuta