Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Caracas pasa otro aniversario sumergida entre el caos y la pandemia

"Caracas, ciudad hermosa, tú eres bella, Caracas, la cuna del Libertador”. Una estrofa de la canción de Alfredo Sadel, que viene a mi memoria y me recuerda cuando en mi niñez la escuchaba una y otra vez en esa cuña de navidad de Radio Caracas Televisión (RCTV) que pasaban en la pantalla chica.

Este domingo 25 de julio esta hermosa ciudad que me vio nacer cumple 454 años, pero ahora la veo sumergida en un caos ante las constantes fallas en los servicios públicos, la basura que “adorna” sus calles cuando camino; y para completar en medio de una pandemia por el coronavirus que nos obliga a recorrer sus avenidas y lugares icónicos con una máscara en el rostro.

¿CÓMO DESCRIBO A CARACAS EN SU ANIVERSARIO?

Esta y otras preguntas vienen a mi cabeza mientras escribo estas líneas, pero mi mente se distrae cuando al alzar la vista, veo por el balcón de mi casa esa imponente montaña que para nosotros los caraqueños siempre será llamada El Ávila.

Al centrar mi mente en estas letras, recuerdo esa ciudad bonita donde por muchos años podías recorrer sus calles sin sentir miedo ante la inseguridad; donde si deseabas salir había suficiente transporte público que la recorría de punta a punta.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR: SANGRE, MUERTOS Y UN VALLE DE BALAS:CARACAS, LA CIUDAD QUE ME VIO NACER 

Recuerdo esa Caracas que por las noches era una ciudad que no dormía… fiestas, gente entrando en restaurantes y discotecas, tiendas abiertas y un sinfín de actividades nocturnas que quedaron en el olvido.

La Caracas histórica, icónica, verde, con sus contrastes artísticos, sus calles, su arquitectura, su Universidad Central, su Jardín Botánico, tan cerca de la costa y al mismo tiempo de la montaña. La de los techos rojos, la primera ciudad del país, la cuna de Simón Bolívar, hoy ha sido tan golpeada que ahora tiene un semblante fantasmal.

RONALDO SCHEMIDT / AFP

¿Por qué una ciudad fantasma? Gran parte de su alumbrado público no funciona, convirtiendo sus esquinas en escondites perfectos para que la delincuencia actúe sin piedad. Su gente se pasa largas horas en interminables y agotadoras colas para la gasolina; los altos precios de los productos, el paupérrimo sueldo que no alcanza, la deficiencia de los servicios públicos como el agua, el gas, y el termo latente a un nuevo apagón cada vez que se va la luz. Y para completar, unas calles llenas de huecos que en la oscuridad se convierten en un “arma mortal”.

LOS TEMAS TENDENCIA EN LAS CALLES

Mientras camino a la parada para hacer una larga cola e intentar abordar un transporte público; escucho de la boca de cada una de las personas que aguardan para llegar a sus casas, las plegarias a Dios por el pan de cada día y para que este fin de semana les llegue un poco de agua a sus hogares, luego de permanecer más de dos semanas sin el vital líquido.

La falta de efectivo, el precio de dólar, el alto costo de la comida y el COVID-19 se han convertido en temas cotidianos para los habitantes de Caracas en cada esquina.

Sin embargo, a medida que cae el sol los pocos comercios que puedo observar abiertos esperan ansiosos a los clientes para que gasten sus dólares; en medio de una fuerte crisis económica donde el bolívar cada día pierde valor y cada día son menos aceptados.

Aunque esta realidad se contrasta cuando veo una Caracas llena de bodegones por doquier; con productos importados y a precios dolarizados, a los que no todos tienen acceso.

Además a esta situación se le agrega un plus, ¿te imaginas cuál es? Sí, la pandemia del COVID-19 que ha traído desempleo, y ha puesto a prueba a más de uno. Y no solo hablo de la parte emocional que mucho se ha visto afectada con el encierro; sino en materia de salud cuando nuestros héroes de la medicina se juegan su vida para ayudar a otros en la lucha contra el virus.

Pero no todo puede ser sombrío, hay que reconocer que muchas zonas de Caracas no están abandonadas. Plazas, parques, y hasta el propio casco histórico han recibido un cariñito y un poco de luz en medio de tanta oscuridad.

Es entonces, cuando Caracas celebra su aniversario 454 y el deseo de todo caraqueño es verla florecer; y verla ser una ciudad referencia en el mundo como lo fue hace muchos años.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x