Comerciantes de Mercabar temen ser desalojados y duermen en sus negocios para protegerlos

Comercios de Mercabar / Foto: Karina Peraza

Son 180 los comerciantes del Mercado Mayorista de Barquisimeto, estado Lara, que se encuentran en disputa ante los tribunales por sus locales. Juan Carlos Sierra, presidente de Mercabar, ha intentado desalojarlos de manera arbitraria y por ello los comerciantes se han turnado para dormir en sus negocios y cuidar sus patrimonios.

Rompió los candados

La semana pasada en horas de la noche se registró una situación irregular en Mercabar. Juan Carlos Sierra, presidente del mercado mayorista, llegó a algunos locales con unos supuestos jueces y fiscales y violentaron los candados de un negocio llamado Paumar. Estaban haciendo un inventario con la finalidad de sacar la mercancía y entregarla al Clap, la misma acción iba para otros locales, pero los comerciantes supieron de la medida y fueron llegando evitando que se hiciera.

Sierra expresó que se trataba de un desalojó porque no querían pagar el arriendo, mismo que actualmente lo cobran a bolívares pero un equivalente a 500 dólares por galpón y existen negocios que tienen hasta tres galpones por empresa.

Gerardo Carrillo, el abogado representante de los comerciantes, explicó que una vez asumió Sierra la presidencia de Mercabar procedió a anular los contratos ya existentes, algunos sin vencimientos e inclusive otros recién firmados por él mismo para comenzar el cobro en dólares, por lo que en marzo de 2018 se procedió a introducir el caso ante tribunales, hasta el sol de hoy estos no se han pronunciado y por ahora los arrendatarios cancelan la cuota fijada por los tribunales larenses, por lo que es totalmente ilegal el desalojo.

Nos turnamos para cuidar

José Ramos uno de los comerciantes explicó que ya sienten temor por la forma como han actuado los representantes de Mercabar en contra de los trabajadores que no han hecho más que trabajar por años por la población larense, asegura que desde que intentó desalojarlos han visto hasta presencia de personas extrañas en el lugar. “Algunos han dicho que son colectivos, pero a mí no me consta más no me extraña”.

Otros comerciantes quienes no quisieron identificarse por temor a represalias, aseguraron que si se trataba de colectivos armados, que andaban en motos y rondaban la zona.

Ramos expresa que les ha tocado turnarse entre los 180 comerciantes y han tenido que dormir en sus negocios para cuidarlos o dar rondas nocturnas porque no saben en qué momento los puedan llegar para desalojarlos de forma ilegal.

Otra de las trabajadoras de Mercabar recordó que desde que ellos ejercieron acciones legales en contra de la anulación de sus contratos han sido objetos de constantes inspecciones por parte de la Alcaldía y diversos organismos del Gobierno como medida de represalias. Ramos por otra parte asegura que hay negocios como el de su padre que han sido objeto de robos continuos por lo menos el de ellos el año pasado fueron 8 veces y cree que son acciones premeditadas y no de delincuencia común.

Debido a los nuevos ataques y el peligro de ser desalojados el grupo de abogados que representa a los comerciantes introdujo un amparo al que en las próximas horas le deben dar respuesta, por ahora en una sola voz indican que están unidos y que continuarán trabajando y defendiendo el patrimonio que han ocupado por más de 30 años.

Por: Karina Peraza Rodríguez / @KaryPerazaR 
Foto cortesía

Delegación de Guaidó presenta en Japón informe sobre crisis humanitaria

Valentina Quintero denunció chanchullos que acabarán con Los Roques