Conoce al "viejo amigo" de Maduro que se reunirá con él para pedir liberación de presos estadounidenses

El exgobernador de Nuevo México, Bill Richardson, confirmó que planea emprender un viaje a Venezuela para reunirse con Nicolás Maduro y pedir por la liberación de los ciudadanos estadounidenses encarcelados por el régimen, con el objetivo de aliviar las tensiones entre Estados Unidos y Venezuela. 

La oficina del ex político demócrata anunció la reunión prevista con Maduro a través de su cuenta de Twitter.

El gobernador Richardson, a pedido de varias familias de prisioneros estadounidenses, viaja a Caracas en una misión humanitaria privada para reunirse con Nicolás Maduro para discutir el estado de los prisioneros estadounidenses y otros asuntos humanitarios de COVID-19.

Sin embargo, no se confirmó qué día se reunirá con el mandatario en disputa, quien ha sido acusado de cargos de narcotráficos por parte de la administración de Donald Trump.

Lea también  "Válvula de escape": Lo que dijo Maduro sobre la dolarización de facto en Venezuela

Entre los ciudadanos estadounidenses que se encuentran bajo el poder del régimen de Venezuela están dos ex Boinas Verdes, Luke Denman y Airan Berry, arrestados por participar en una misión para derrocar al régimen de Maduro

También seis ejecutivos de Citgo, cinco venezolano-americanos y uno residente de Estados Unidos, están bajo a arresto desde 2017, cuando fueron citados para una reunión en las oficinas de PDVSA, posteriormente fueron detenidos por cuerpos de seguridad del régimen.

Los "viejos amigos" se vuelven a reunir 

Richardson fue embajador de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas durante la administración de Clinton, y abrió canales con varios gobiernos hostiles, por ejemplo; Irán, Cuba y Corea del Norte, con el propósito de lograr la liberación de 40 estadounidenses.

Sus nexos con Maduro se remonta a cuando el mandatario en disputa era el ministro de Relaciones Exteriores de Chávez. Ambos también cruzaron sus caminos durante la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador en 2018.

Richardson también trabajó para lograr su liberación en 2018.