¡VOCACIÓN Y RIESGO! Quejarte o contagiarte de Covid-19 es un crimen en el Universitario de Maracaibo

Médicos conviven entre ratas, zancudos y calor en un centro médico en crisis antes de la pandemia

Médicos denuncian precarias condiciones en el principal centro de salud del Zulia. Foto: Referencial

Contagiarte de Covid-19 es un crimen en el Hospital Universitario de Maracaibo. Quejarse de la crisis puede costarle a un médico su libertad. Profesionales venezolanos que en primera linea asumieron el combate de la pandemia en hospitales devastados por la crisis, hoy son perseguidos cuando exigen medidas mínimas.

Reclamar las precarias condiciones de los hospitales es proporcional a la marca que te dan puertas adentro. De inmediato pasas a engrosar una lista sectaria y dolorosa que te expone al peligro y a la persecución.

A través de un comunicado el Colegio de Médicos del estado Zulia denunció en días pasados que a galenos que lamentablemente contrajeron el virus se les están violando los Derechos Humanos como al resto de los pacientes.

"Contagiarte de Covid-19 es un crimen en cualquier hospital en Venezuela" nos dice una enfermera.

Consideran que desde el régimen se lucha por ocultar las malas condiciones del SAHUM, calificado como hospital centinela en la capital de Zulia. Un centro de atención que exhibe su peor cara.

Médicos denuncian que en el piso 7 donde están hospitalizados pacientes positivos y con síntomas en Fase II permanecen sin agua, los aires acondicionados no funcionan y no se les cumple tratamiento.

En el Hospital Universitario de Maracaibo no hay agua. Médicos y pacientes la almacenan en pipotes. Foto: Cortesía

Los pacientes que requieren UCI tardan para pasarlo a la unidad y la mayoría están muriendo en el piso porque las camas de terapia, están ocupadas por pacientes con otras patologías. Hasta hoy se  cuenta solo con 14 camas operativas para esta pandemia denuncia un médico que prefirió ocultar su identidad.

Destrucción hospitalaria previo al Covid-19

El comunicado del Colegio de Médicos el estado Zulia deja clara la alerta dada antes de la pandemia. Con antelación se recordó a las autoridades que no se contaba con el equipamiento y material para prevenir los contagios.

"Llegó la pandemia y hospitales y centros de atención pública siguen limitados de los servicios básicos. Agua, electricidad y aseo. No hay desinfección de áreas ni gel para el personal o pacientes".

No hay ascensores, aire acondicionado, ni pruebas diagnosticas de coronavirus. Tampoco laboratorios, servicios de imágenes, camas operativas en UCI, comedores ni cocinas.

Contagiarte de Covid-19 es un crimen en el Universitario de Maracaibo. Médicos improvisan sus medidas de protección.

El personal carece de equipos de bio-seguridad necesarios e indispensables para atender pacientes, en cualquiera que sea su estado clínico.

Denuncian que se pretende imponer a los médicos prestar atención sin la debida protección. Se les obliga a usar tapaboca por turnos de 24 horas. La recomendación desde la OMS es que sea sustituida cada dos horas.

Denuncian con preocupación el confinamiento a la fuerza y sin explicaciones previas de pacientes con Covid-19 más asintomáticos en moteles, hoteles y sitios diferentes a las instalaciones hospitalarias.

Ubicación que consideramos de riesgo, en conocimiento de la súbita presentación de las complicaciones de esta enfermedad, que podrían traer serias consecuencias, reza el comunicado.

Médicos zulianos recomiendan en todo caso, contar con un completo equipo de salud calificado y experimentado dotado con instrumentos e insumos necesarios para poder atender una complicación.

Es necesaria además la disponibilidad de una ambulancia de soporte avanzado disponible para el traslado de pacientes complicados.

Todo estado de emergencia debe orientarse por principios de Derechos Humanos, entre otros la transparencia. Un estado de emergencia no debe usarse para amordazar a la disidencia.

Ejercer la medicina en la inmundicia 

A través del whatsapp médicos del Hospital Universitario de Maracaibo denuncian que las medidas de higiene no se garantizan.

El hospital no tiene agua, ni aire acondicionado y además deben permanecen rodeados de ratas, chiripas y zancudos.

A las fallas de insumos y precariedad en la infraestructura hospitalaria los médicos deben sobrevivir a un salario hambreado. Hoy un residente gana mensual 15$ un adjunto 10 dólares al mes.

Ramírez Camacho

¡ASÍ LO DIJO! Carlos Vecchio aplaudió recompensa al superintendente de criptomoneda

El régimen somete a los venezolanos a la barbarie de días de colas por gasolina

Diputado Ygarza: Gobernador de Amazonas aplica su propio esquema de distribución de gasolina