De nueve plantas eléctricas solo funcionan tres en Hospital Central de San Cristóbal

Captura de pantalla

De un hilo pende la electricidad del Hospital Central de San Cristóbal debido a los continuos y prolongados cortes eléctricos a los que está sometido el estado Táchira y que se han agudizado desde la pasada semana, luego de que el viernes un apagón general afectara casi a toda la entidad por 17 horas seguidas.

El director del Hospital Central de la capital tachirense, Renny Cárdenas, explicó que de las nueve platas eléctricas, solo tres estaban funcionando en este momento, pero la generadora central de energía, que aporta el 60 % de la electricidad cuando la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) apaga el servicio, no estaba trabajando con toda su potencia porque su planta auxiliar, que sirve de apoyo a la principal, no estaba operativa.

Si se presenta una falla en la planta principal del Hospital Central, podría generarse un colapso de acuerdo a lo que se dibuja, y con éste, directa afectación en la vida de muchos de los pacientes que atienden en el centro de salud.

"Debemos recordar que las plantas eléctricas no están diseñadas para trabajar por tiempos prolongados, esto genera que tenemos que estar pendientes con el aceite, que no nos vayan a pasar aceite, que no se vayan a dañar los equipos, en cuanto al agua, recalentamiento, entre otros", indicó.

Asimismo, manifestó que es la planta que genera el apoyo a la principal la que actualmente tienen inoperativa y se encuentran buscando a través del presupuestos de la Gobernación para solventar la situación.

Renny Cárdenas afirmó que pese a lo crítico de la electricidad en Táchira han mantenido al hospital operativo con las plantas que están en uso, pero no descartó una eventualidad.

Explicó que en las conversaciones con Corpoelec, se les ha pedido que diseñen un plan de racionamiento para el centro de salud, a fin de poder prepararse y trabajar sobre certezas y no eventualidades.

Las consecuencias no se pueden precisar

El director del principal centro de salud de la región, afirmó que no se podía medir las consecuencias ante la continuidad de los cortes de energía eléctrica en el funcionamiento del hospital, puesto que las plantas eran aparatos que no sustituían la energía que tenía que generar el sistema eléctrico.

"No puedes medir al momento las consecuencias, porque si se va la luz se apagan los ascensores y si hay que operar un paciente y en ese momento hay que llevarlo a piso 10 o piso 6, no sé puede. Al cortar la luz, se corta en algunos servicios como Rayos X y si se apagan los aires acondicionados, no se puede prender algunos equipos porque se recalientan y podrían dañarse", expuso.

Cárdenas puntualizó que era una cadena que afectaba a la operatividad, pero afirmó que estaban trabajando en eso y que tenían las plantas funcionando con algunos detalles.

Admitió que el hospital ha tenido pérdidas y afectaciones importantes con los reiterados apagones en Táchira, entre ellos señaló dos ascensores con sus tarjetas dañadas y dos aires acondicionados quemados.

"Otra de nuestras grandes preocupaciones es que se afecte el equipo de aire comprimido que compró la gobernación del estado Táchira recientemente", dijo Cárdenas.

Josemith Bermúdez: "La palabra cáncer deja una huella en tu cabeza"

¡Trágame tierra! Avión aterrizó porque mujer quedó encerrada en el baño