Del remolque a la excarcelación, la cronología de un secuestro político

Cuatro meses y nueve días pasó el diputado Edgar Zambrano tras los barrotes de la injusticia. Todo inició el 30 de abril cuando se activó la Operación Libertad en la que el presidente Juan Guaidó intentó cesar la usurpación con un movimiento cívico-militar.

Aunque la estrategia no logró su objetivo, el dirigente Leopoldo López fue liberado. En el transcurso de ese día, varios diputados acataron la convocatoria de Guaidó para acercarse al distribuidor Altamira donde estaban apostados los militares constitucionalistas.

Entre los parlamentarios que acudieron al llamado se encontraba el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Édgar Zambrano.  A partir de ese momento, el régimen lo puso en la mira.

El pasado 8 de mayo comisiones del Sebin abordaron al parlamentario en la sede de Acción Democrática, en La Florida. Ante la negativa del legislador de acompañar a los funcionarios, el organismo de inteligencia optó por remolcar la camioneta donde se encontraba Zambrano.

Tras esta particular situación, el diputado pasó 72 días aislados en Fuerte Tiuna donde, incluso, hizo una huelga de hambre para pedir el respeto a sus derechos consagrados en la Constitución.

Tales exigencias fueron cumplidas a medias: su familiares pudieron visitarlo el pasado 20 de julio, no obstante, sus abogados nunca fueron juramentados para defenderlo, por lo que dependía exclusivamente de la Defensa Pública.

Tras 132 días detenidos, este martes fue excarcelado con medidas cautelares que le impiden salir del país, tras las conversaciones entre el régimen y un sector de la oposición no alineado a las políticas de Guaidó.

 

Maestros afectos a Maduro reclaman por que "el sueldo no alcanza"

Edgar Zambrano caraotadigital

Ramos Allup: liberación de Zambrano no repara violaciones del régimen