Diputados exponen la “catástrofe humanitaria” del sector educativo

educación

Diputados de la Asamblea Nacional y representantes expusieron la grave situación del sector educativo venezolano. La Comisión Especial de Justicia y Paz realizó el encuentro virtual sobre los derechos humanos y la educación venezolana.

La diputada Bolivia Suárez, presidente de la Subcomisión de Educación, expuso que la definición de derechos humanos y la educación van de la mano. “Su función consiste en promover la condición del Estado para que ofrezca a todos una calidad de vida adecuada, nada más alejado de la realidad venezolana”, dijo.

Según reseñó el Centro de Comunicación Nacional, Suárez indicó que el régimen de Nicolás Maduro generó un importante daño generacional. “Estamos viviendo una catástrofe humanitaria en cuanto a educación”, sentenció la diputada.

Suárez señaló que la declaración de emergencia humanitaria compleja en el sector educativo ya perdió vigencia. En tal sentido, insistió que hay una catástrofe, destacada con la profunda brecha digital y pedagógica entre los que pueden acudir a la educación privada y aquellos que se quedan en la pública.

La parlamentaria insistió en que la Asamblea Nacional tiene el compromiso de trabajar por el sector educativo. “Sabemos que esto lo vamos a lograr con un Gobierno de Emergencia nacional”, sentenció.

El derecho de la educación ha sido negado

Nancy Hernández, representante nacional de las comunidades educativas, apuntó que el derecho de la educación ha sido violado. En ese orden, ratificó que hay cifras sumamente alarmantes en el sector, principalmente en las clases a distancia en medio de la pandemia de coronavirus.

“Es importante saber qué derechos se nos están negando, no sólo como estudiantes, sino como docentes y padres(…) La educación no es gratuita. No basta sólo con que no se cobre matrícula, debe garantizarse también transporte, uniforme, libros y la alimentación necesaria que esté acorde a los niños y adolescentes que hacen vida en el plantel y se corresponda con sus exigencias nutricionales en plena etapa de formación”, dijo.

Por su parte, Gustavo Padrón, representante del sector educativo, sentenció que los planteles están precarias condiciones. Así pues, puntualizó que el 60 % no tiene electricidad para trabajar, mientras que el 75 % no hay agua por los grifos.