El Magneto de Vargas, el hombre que sustenta su hogar buscando oro en el mar

Foto: Caraota Digital

Rafael Palma tiene 61 años de edad. Era pescador, pero perdió la embarcación por lo que no tenía cómo llevar el sustento a su casa. Tiene a un hijo discapacitado y su esposa está en silla de rueda, así que tenía que resolver. Cómo lo hizo: buscando piezas de oro y plata en el mar.

Lo conocen como el Magneto de Vargas y desde hace 36 años frecuenta playas del este y oeste, que se convirtieron en su mina.

Aseguró que atrae las piezas ya sea en la orilla o mar adentro -aproximadamente a un metro con cuarenta de la orilla-, justo donde se bañan los vacacionistas.

“También buscamos un poco más adentro, donde la gente nada y bota los anillos. Las piezas las cambio en Maiquetía, el gramo de oro lo pagan en 200 mil bolívares”.

Precisó que dedica cuatro o cinco horas diarias al día a buscar las prendas. “Si no consigo oro, encuentro plata. Siempre consigo algo. La gente se trae sus prendas para lucirlas en la playa y aquí se les pierden”.

Indicó que en el estado hay más de 50 personas dedicadas a buscar oro y plata en las playas. “Visitamos Camurí Chico, Macuto, Playa El Yate, Caribito, Alí Babá, Naiguatá, Balneario de Catia La Mar, Puerto Viejo, Candilejas, K-lito, El Pozo de los Niños”.

Palma explicó que “cuando hay mar de fondo y luego de los asuetos son los mejores momentos para buscar. Hoy me voy con un anillo. Es de oro lavado pero sirve igual”.

Albañil tiene 10 años escarbando en el mar

Otro garimpeiro del mar es Orlando Ávila, quien tiene 52 años y desde hace unos 10 dedica cinco horas diarias a buscar oro y plata.

“Busco cadenitas y lo que se le caiga a la gente, y con eso sobrevivo para mantener a mi hijo y a mi mujer”, dijo.

Señaló que es albañil y antes trabajaba en el área de la construcción. “Pero como no hay trabajo ni hay nada me tocó venir a la playa a buscar prendas. Mi meta es conseguir al menos un zarcillo o una sortija. Una vez di con un anillo de oro de 11 gramos. Siempre me conformo con lo que encuentro. Me gusta buscar adentro mientras buceo”.

Para remover la arena usan un pedazo de plástico o de vidrio con los que abren huecos para escarbar, y dentro del mar se apoyan con chapaletas y caretas.

«Póngase los pantalones»: lo que dijo la esposa de Caguaripano a Cristopher

Noruega pidió “confidencialidad” en conversaciones entre régimen y oposición