Fuga de profesores provocó que madres venezolanas vayan a dar clase

profesores caraotadigital
Imagen cortesía

Las aulas de clases en Caracas están quedando vacías ante la falta de maestros y alumnos. La salida de emergencia de las instituciones educativas para sustituir los cargos vacantes han sido las mamás de los estudiantes.

El Movimiento de Educación Fe y Alegría, al menos en Caracas, tiene 40 mamás voluntarias en 26 escuelas que han asumido el rol docente ante la fuga de maestros. La información fue reseñada por el portal web Infobae.

La crisis humanitaria que se vive en Venezuela ha expulsado de las aulas a los educadores, quienes forman parte de la migración forzada de 4 millones de personas que huyeron del país. Sin embargo, el Ministerio de Educación no ha ofrecido cifras desde el año 2015 y ha asegurado que no existe una renuncia masiva de maestros.

La Asociación Venezolana de Escuelas Católicas, que agrupa a 1073 planteles educativos en el país, lleva sus estadísticas. Contabilizaron siete mil renuncias desde septiembre del año pasado, de las cuales 80% son maestros.

Las mamás voluntarias o maestras emergentes comenzaron a ocupar estos espacios vacíos. La clase de tercer grado en la Escuela Virgen Niña, ubicada al oeste de Caracas, está a cargo de Marbelis Padrón- Ella es la madre de Mariana, una estudiante de ese nivel que tiene 9 años de edad.

Mariana y otros 30 niños de su salón se quedaron sin maestra. Marbelis, de 49 años de edad, sintió temor a que su hija perdiera clases por falta de docente, y decidió convertirse en la maestra de tercer grado.

"Me preocupé de que mi hija se quedara sin maestra, estos niños serán promovidos a cuarto grado y deben tener el conocimiento para poder abordar nuevos temas", manifestó.

Noelia Páez, directora de la Escuela Virgen Niña, contó que en enero apenas se quedaron con dos maestros luego de que doce renunciaran.

"Fue una necesidad urgente y alarmante, por eso nos apoyamos en las mamás voluntarias que ya venían trabajando con nosotros como auxiliares. No podíamos tener solos a los estudiantes en un aula de clases. Teníamos que dar garantizar la prosecución de los estudios", dijo.

Calidad educativa en riesgo

Los padres de los estudiantes están preocupados por la falta de maestros y la emergencia de recurrir a madres en sustitución de los profesores.

Yameli Martínez, directora del Programa Escuela de Fe y Alegría en Caracas, dijo que un docente se prepara por años para ser un profesional. Los estudiantes tienen derecho a ser educados por especialistas y mientras eso no se cumpla "la educación continuará decayendo".

El salario no alcanza 

Los cargos que ocupan las madres voluntarias son cargos vacantes de docentes, quienes una y otra vez han rechazado la oferta laboral, porque con ese dinero no pueden cubrir las necesidades básicas.

El Ministerio de Educación es el encargado de pagar sueldos y salarios de las instituciones educativas públicas, por ejemplo, las de Fe y Alegría y las subsidiadas de la Asociación Venezolana de Escuelas Católicas.

Desde la reconversión monetaria de agosto de 2018, el régimen de Maduro viola cláusulas y compromisos de la contratación colectiva de educadores, situación que desmejora la remuneración salarial.

"En Venezuela, cuando un docente recibe su salario debe decidir entre comer o pagar transporte, a eso se limita el sueldo", expresa Martínez. Por esta razón, los maestros dejan sus cargos, se van del país o se dedican a la economía informal.

El Ministerio de Educación le paga a Marbelis 40.000 bolívares al mes, aproximadamente 5 dólares. Apenas podría comprar dos cartones de huevos. "Los docentes prácticamente donan su trabajo a las escuelas", resalta Martínez.

En julio finaliza el año escolar 2018-2019 en Venezuela. Las asociaciones de colegios temen por una nueva ola masiva de renuncias de cara al inicio de clases en septiembre.

¡Deja los prejuicios¡ Tener sexo en la primera cita sí es bueno

Copa América: Uruguay vs Perú por el último cupo a semifinales (+Alineaciones)