Habitantes de La Pastora le piden en su día a la virgen el milagro que les devuelva la felicidad a su Parroquia

Si hay una parroquia que hace referencia a los Techos Rojos, esa es La Pastora. Sus casas de grandes ventanales y puertas de madera esconden la arquitectura de los primeros pasos de la república. Actualmente a pesar de que los pastoreños tienen un sentido de pertenencia muy grande por la parroquia, el abandono del lugar no se puede ocultar, detrás de las arruinadas paredes aun se puede ver los colores pasteles iconicos del lugar. Entre lagrimas y añoranzas de lo que fue este lugar Gladys Valero nos cuenta su historia

"Los insumos que traían llegaban primero acá, a La Puerta de Caracas" haciendo referencia al rol tan importante que cumplía la parroquia en los años 1603 cuando se fundó el lugar.

En Caracas los feligreses ya no asisten con la misma ilusión a la Iglesia de La Divina Pastora para conmemorar su día todos los años los 14 de enero por el descuido en la infraestructura donde lo que resalta son las paredes casi caídas por la humedad que invadió en el lugar, por la lluvia que se filtra por las paredes y la falta de recursos que ha hecho cuesta a arriba mantener las tradiciones, así como  la falta de seguridad en el lugar que impide realizar la vigilia que los pastoreños acostumbraran a tener para la espera de la bajada de la virgen.

Gracias a personas como Jose Marrero, sacristán de la iglesia, es es que se ha podido recuperar poco a poco el lugar, así algunos espacios de la Iglesia para poder cumplir con el sueño de los vecinos de ver el lugar lleno de feligreses enalteciendo a la virgen y lo que representa La Pastora para la Capital.

La proyección de hacer de La Pastora "el Hatillo del Oeste" no queda mas que en sueños, el abandono del Estado, la falta de financiamiento para reestructuración de fachadas, cableados e inversión para lugares de esparcimiento hace cada vez mas lejos esa ilusión.

Nuevo rival para Spiderman: Sony presentó tráiler de Morbius

Ministro de deportes retiró a martillazos busto de Evo Morales