Padres de bebés internados en el hospital de Valera deben costear medicamentos y exámenes

Los padres de los bebés recién nacidos en el área de neonatología del Hospital Universitario Dr. Pedro Emilio Carrillo viven unan constante zozobra, principalmente por la salud de sus hijos, quienes están recluidos en este servicio por haber nacido prematuros, por ende con deficiencias respiratorias, desnutrición o con alguna patología.

Esta preocupación aumenta por la necesidad de buscar recursos económicos para poder pagar diariamente los insumos y estudios de laboratorio, que en el centro de salud no están disponibles.

María Matos, dio a luz hace 27 días unos mellizos, y comentó que ya perdió la cuenta del dinero que invirtió para mantener con vida a sus bebés, que presentaron deficiencia respiratoria.

"Han sido días de mucha tensión. Tenemos que hacer los exámenes afuera porque aquí no hay. La hematología sí la hacen, pero el PH, la glucemia, la creatinina y los gases arteriales, no. Hemos gastado millones, pedimos prestado, vendimos los teléfonos y mi esposo no ha parado de trabajar”, comentó Matos.

Los análisis que necesitan se realizan en instituciones privadas, pero los más costosos son el de nivel de oxigeno que los hacen únicamente en el hospital de Valera, también el hemocultivo de sangre, con el cual se determina que los bebés se han contaminado con bacterias. Cada uno de estos procedimientos tienen un costo de 130.000 bolívares.

Matos, dijo en neonatología hay 25 niños aproximadamente y que la gran mayoría de sus padres son de escasos recursos. Duermen en la sala de espera, pasan hambre cuando sus familias no pueden llevarles alimentos y entre ellos se ayudan con los insumos.

"Los padres, por lo general, son de bajos recursos; aquí nos ayudamos. Entre todos recogemos y, si alguno necesita, se le da, porque aquí es difícil. Lo que más se necesita son las sondas, porque antibióticos hay ahí. Los tubos, lo más caro, gracias a Dios lo tienen ahí", comentó Luis Durán, padre de un bebé nacido hace 19 días.

Asimismo, ellos deben pagar un químico especial (llamado Gerdex) para la desinfección del servicio de neonatología, pues pueden correr el riesgo de contaminación con bacterias.

Secuelas de la represión: joven que perdió ojo rechazó el implante (Video doloroso)

Pedro Nikken, destacado defensor de DDHH y abogado venezolano (Perfil)