Importante - Lorenzo Mendoza aseguró que trabajará de la mano de Fedeagro para recuperar la producción del país

En el Congreso Anual de Conindustria el empresario indicó que donará 8.000 toneladas de semilla para recuperar 400.000 hectáreas del país

Importante - Lorenzo Mendoza aseguró que trabajará de la mano de Fedeagro para recuperar la producción del país
Foto: Cortesía

Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar indicó este martes en el Congreso Anual de Conindustria que donará 8.000 toneladas de semillas de para recuperar 400.000 hectáreas de terreno agrícola.

Mendoza aseguró que Venezuela tiene un retroceso brutal que destruyó el avance, el progreso y la dignidad que los venezolanos aspiran. Indicó que pasamos de ser un país desarrollado en el sector primario a ser un país que entró en vías de desarrollo.

Adán Celis, presidente de Conindustria, señaló que la situación económica en Venezuela es cada vez más compleja a pesar del apoyo que pueda brindar la empresa privada.

"Los industriales estamos comprometidos con el cambio y somos gente de confianza y esperanza, somos optimista pero realistas, ya que estamos convencidos que más temprano que tarde, renacerá Venezuela", enfatizó Celis.

Los cambios que propone 

El presidente de Conindustria señaló que la "economía de Nutella" y de "bodegones" tiene que cambiar por lo que ellos califican como "la economía Nucita"; un sistema que incentive la producción nacional y que sea hecha en Venezuela, señalando que las economías fuertes son aquellas que desarrollan todos sus sectores.

Otras reacciones

En el congreso también participaron Leopoldo Briceño-Iragorry, presidente de la Academia Nacional de Medicina, quien denunció el mal estado hospitalario en Venezuela.

También Moises Naim, escritor y columnista y Francisco Acevedo, primer vicepresidente de Conindustria.

 

Greivis Vásquez alzó la voz por el lío del jugador de Cocodrilos, Jose Rodríguez

Memorando enviado a CIJ por Arreaza sobre el Esequibo

En claves: lo que establece el memorando enviado a CIJ por Arreaza sobre el Esequibo