¡INHUMANO! Cómo son las desapariciones forzadas en Venezuela

“Política del terror”: así reaccionan a la muerte de dos comunicadores por supuestos Faes homicidio de comunicadores
Foto: referencial

Un informe de dos organizaciones no gubernamentales señalaron cómo son las desapariciones forzadas en Venezuela, bajo el régimen de Nicolás Maduro.

El reporte de Foro Penal y Robert F. Kennedy Human Rights indicó que en 2018 hubo 200 casos de desapariciones, mientras que en 2019 aumentó a 524. El alza se atribuye al aumento de las manifestaciones populares, provocadas por la crisis económica y humanitaria que atraviesa el país sudamericano.

Los investigadores señalaron que las fuerzas de seguridad llegan en vehículos no identificados, sin órdenes judiciales o algún documento. Asimismo, confiscaron celulares y computadores, sin decir mucho al esposarlos y cubrir las cabezas de los detenidos.

Más del 20 % de los detenidos afirmaron haber sido torturados en su cautiverio, al igual que Ariana Granadillo, de 21 años de edad. Durante una semana estuvo confinada, mientras la golpearon, interrogaron y casi ahogaron. Después de ese tiempo, la dejaron ir.

Supuestamente, eran agentes de contrainteligencia sus captores, pero no consiguieron alguna información relevante.  “Nunca, nunca, nunca, nunca me involucré en nada de política”, dijo la joven, según The New York Times.

El régimen busca controlar a la población

El reportaje concluye que el objetivo de las fuerzas de seguridad es mantener bajo control a la población. En un país como Venezuela, donde la crisis se profundiza día a día, el régimen busca desalentar la disidencia y castigar a sus oponentes.

Lea también  Pacientes con VIH sufrieron discriminación en hospitales por falta de tratamientos

Asimismo, indicó que añade grandes evidencias de las violaciones de derechos humanos que se viven en Venezuela, como reportes generalizados de tortura. Por su parte, incluye un análisis de la Organización de Naciones Unidas que reveló que se las autoridades venezolanas habrían cometido miles de ejecuciones extrajudiciales.

En promedio, las desapariciones duraron poco más de cinco días lo que indica que el régimen busca sembrar miedo. Además, tendrían el objetivo de evitar el escrutinio que causarían detenciones a largo plazo y en masa.