INHUMANO – La explotación sexual que sufren migrantes venezolanas durante la pandemia2 min read

Usaid donará USD 1,8 millones a proyectos en que beneficien a venezolanos
Foto: cortesía

La crisis humanitaria que atraviesa Venezuela generó que más de 5 millones de personas hayan migrado en busca de nuevas oportunidades. Sin embargo, en algunos casos, las venezolanas que huyeron se convierten en una población sumamente vulnerable a la explotación laboral y sexual, en medio de la trata de personas y la violencia.

“Comer de los cubos de basura para sobrevivir no era vida, así que nos fuimos. Pero, ahora con la pandemia, estamos en el limbo, estamos atrapados en Colombia y tenemos hambre nuevamente. Hemos pasado de una crisis a otra”, narró Luisa Hernández, de 30 años, madre de seis hijos.

Los millones de venezolanos que han migrado a pie, con sus pertenencias en bolsas negras o rodando por las calles con maletas, ahora enfrentan una grave crisis. La pandemia de coronavirus profundizó el problema y algunas mujeres no tienen otra opción para obtener recursos.

“Los hombres piensan que debido a que estás solo con niños, las mujeres deben venderse a sí mismas. He tenido varias propuestas para venderme para alimentar a mis hijos. Es realmente difícil rechazarlo porque necesito el trabajo”, explicó la venezolana de 36 años, Paola Vargas, que está atrapada en Cúcuta con sus tres hijos.

En Ecuador la cuarentena fue obligatoria desde abril, pero eso no contuvo el mercado de la trata de mujeres venezolanas. Niñas criollas fueron sacadas de los prostíbulos y llevadas a las esquinas de calles para buscar clientes.

Lea también  Conmovedor - Murió Orión el perro rescatista de los Bomberos de Miranda (+ Fotos en accion)

El comisionado para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, David Smolansky, señaló que los migrantes criollos son la población que más sufre de la trata de personas en la región. Precisó que este es el tercer negocio más lucrativo del mundo y el régimen de Nicolás Maduro sería cómplice de organizaciones criminales que captan a las víctimas.

Pagos miserables de apenas unos pocos dólares

Karina Bravo, una extrabajadora sexual que ahora protege los derechos de las niñas en Ecuador, reveló la situación a The Guardian. «Los refugiados venezolanos desde Bogotá a Lima obligados a trabajar sexualmente para sobrevivir no tienen más opción que continuar trabajando durante la pandemia de coronavirus«, aseveró.

Bravo afirmó que en Machala, una localidad ecuatoriana, muchas mujeres venezolanas ofrecían sexo por 9 dólares, la mitad de lo que cobran sus contrapartes colombianas. En medio de la crisis de los refugiados, están desesperadas por ganar dinero para enviar a casa.

Ahora, en plena pandemia de coronavirus, la situación se ha empeorado, puesto que los centros hospitalarios colapsaron y dejaron de dar condones y controles de salud. «Conozco a muchas venezolanas que atienden a clientes en el sur de Ecuador por tan solo $ 2 bajo la pandemia para sobrevivir», confesó.