La odisea de un "Cristo" tras las rejas, la historia de Renzo Prieto

Foto: cortesía

Renzo Prieto fue electo en el año 2015 como diputado suplente de Gaby Arellano por el estado Táchira, a pesar de estar tras las rejas el día de los comicios. El joven, con su característico cabello largo y oscuro, sus ojos azul, y su contextura física, parece una imagen terrenal de Jesuscristo.

Antes de llegar a la palestra pública, Prieto estudió entrenamiento físico y se graduó de entrenador de atletismo. La tarde de este martes, 10 de marzo de 2020, el diputado Prieto fue detenido, una vez más, por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes).

El parlamentario fue apresado por primera vez el 10 de mayo de 2014 por organismos de seguridad del Estado en Caracas, después de una multitudinaria manifestación. Según narra el medio Panam Post, el entonces líder estudiantil intentaba llegar a Chacaito a través de caminos verdes cuando le informaron que un grupo de funcionarios lo buscaban.

En estas circunstancias decidió irse al centro comercial Tolón, en Las Mercedes. A unos 100 metros del lugar una camioneta lo interceptó y el piloto bajó, le apuntó con un arma y gritó "quieto, mamagüevo". Prieto intentó huir. Le dispararon y una camioneta lo envistió, pero a pesar de lograr recomponerse y correr, un grupo de funcionarios lo rodearon. Levantó las manos y se entregó. No tenía escapatoria.

Lo montaron en una camioneta y arrancaron hacía El Helicoide. Ahí pasaría los próximos cuatro años de su vida. Prieto aseguró que tras su detención, los organismos de inteligencia llamaron al supervisor y afirmaron que tenían «a ese que le dicen ‘el Cristo'».

El Helicoide

Tras un par de días detenido, fue presentado a tribunales y se le imputaron los delitos de obstrucción contra la seguridad en la vía pública en grado de complicidad, asociación para delinquir y fabricación ilícita de armas en modalidad de explosivos en grado de complicidad. Así comenzaron los mil días que pasaría preso.

Entre el 4 y el 17 de diciembre de 2016, Prieto, ya electo como diputado, y otros 13 detenidos llevaron a cabo una huelga de hambre para conseguir atención a sus casos. En el 2017 participó en varios episodios de protestas dentro del penal.

Tras más de cuatro años presos, el 2 de junio de 2018, unos guardias se acercaron y le dijeron que se iría. Ya lo habían hecho varias veces, por ende, Prieto no les creyó. Sin embargo, esta vez sí era cierto. No se realizó un proceso para sacarlo. Simplemente, lo dejaron ir.

Tras el exilio de Arellano, Prieto tomó el puesto que le corresponde y ejerce como diputado venezolano.

Coronavirus enfermó el plan de Maduro para reestructurar a Pdvsa

embarazada

"Faes se llevó a Zandra Castillo, ella está embarazada": denunció la diputada Hernández