La revolución bolivariana eliminó las carnes del menú de los pensionados (+video)

La revolución bolivariana eliminó las carnes del menú de los pensionados (+video)

Los pensionados siguen sufriendo debido a las malas políticas económicas en Venezuela, ellos denuncian ganar 400.000 bolívares por mes, cantidad insuficiente para adquirir medicamentos, mucho menos para comprar carne, pollo, pescado o chuleta, alimentos que anhelan llevar de nuevo a sus mesas.

Igualmente, lamentan tener mucho tiempo sin poder hacer un mercado de frutas y verduras, ya que los costos son inalcanzables para ellos, así lo manifestó la señora Carmen Escalante quien es pensionada.

"Ya no podemos comer, yo con 400.000 bolívares qué hago, eso da vergüenza , qué puedo comprar", explicó que se alimenta gracias a la caridad de la iglesia del sector donde vive, ahí le regalan alimentos que donan las personas de la comunidad.

HIPERINFLACIÓN - Carne, pescado y pollo: lo que anhelan volver a comer los pensionados en Venezuela (+video)

Indicó que la caja del Clap llega dos veces al año, "pero qué es el Clap, puro arroz , el arroz se debe acompañar con carne, con pollo o pescado, pero eso más nunca lo volvimos a comer", lamentó. La señora Escalante recordó que hace años podía comer carne todos los días, pero en revolución eso se acabó porque no hay salarios que así lo permitan, mientras los costos de los alimentos cada día aumentan.

Lea también  67% de los venezolanos califican negativamente el servicio del agua en el país

El señor Francisco Toro, comparó la situación actual con la de hace años, señaló que se podía comprar de todo en en Venezuela, pero que ahora se tiene que hacer magia y buscar los sitios más "económicos", ya que los vegetales como las carnes son incomparables el la Venezuela socialista.

Los pensionados merideños hicieron un llamado a la administración de Nicolás Maduro para que resuelvan la tragedia que viven los venezolanos y que amenaza con la vida de las personas de la tercera edad, quienes no tienen acceso a la salud, a los alimentos, medicamentos y muchas menos a una vida digna con la que soñaron cuando trabajaron para eso.