Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las Pedradas: Por qué es importante defender a las ONG venezolanas (+ video)

Las ONG venezolanas están alarmadas, y detrás de ellas, debería estar alarmada toda la sociedad, o esto que hoy ocupa su lugar, una masa de rehenes con poquísima, casi nula, capacidad de reacción. 

Mediante una providencia administrativa, algo que ni siquiera llega a decreto, es decir, está más abajo del mínimo rango sublegal de la pirámide de Kelsen, el Ministerio del Interior ha decretado la muerte de las ONG venezolanas, que este martes se defendieron con un comunicado y con la etiqueta #SalvemosALasONGs en las redes sociales. 

Un llamado del que nos hicimos eco, mayormente, los periodistas, algunos dirigentes políticos y en general, lo que queda de la intelectualidad venezolana. Para el resto del país, quizás era más interesante, ayer, el naufragio de la Superliga. 

Pero no siempre lo más importante es lo más interesante. En este naufragio de país que somos, en este gigantesco acto de disimulo en el que se ha convertido la revolución bolivariana, una providencia administrativa puede encerrar una trampa gigantesca. 

Sobre todo, porque en este país no hay Tribunal Supremo, ni tribunales, ni fiscalía, ni contraloría, que puedan frenar tanto abuso de poder. 

Las funciones de todos estos han sido asumidas, justamente, por las ONG venezolanas. Gracias a ellas nos enteramos de la gigantesca corrupción de Pdvsa, de las torturas a los presos políticos, de la desnutrición que hace inviable el futuro de millones de niños venezolanos. 

Apelando a ese otro tribunal, el de la opinión pública, las ONG venezolanas le han puesto muchas veces en los últimos años la mano en el pecho a las pretensiones autoritarias del chavismo-madurismo. 

En salvar a las ONG venezolanas nos va el futuro

En este momento, en que el régimen político avanza a toda velocidad en su huida hacia la nada, ve en sus manos la posibilidad de anular a las ONG venezolanas. 

Porque tiene, en una providencia envenenada, una cláusula de cianuro: Obliga a las ONG venezolanas a decirles quienes son los beneficiarios de sus actividades, con nombre y número de cédula. 

¿Ustedes se imaginan cómo diablos va a alguien a denunciar ante una ONG el abuso de un funcionario policial cuando esa denuncia va a terminar ante el Ministerio del Interior?

¿Cómo se construye el expediente que están construyendo el Consejo de Derechos Humanos y la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU sin la data proporcionada por las ONGs venezolanas?

Venezuela hoy es un gigantesco acto de disimulo, pero cada vez hasta el disimulo es menos. 

#SalvemosALasONGs. 

No te pierdas Las Pedradas de García Otero por Caraota Digital, directo al grano:

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados