Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los problemas de salud mental se agudizan durante el confinamiento

A propósito de que este 13 de enero se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, trabajadores de la salud hablaron sobre el tema del confinamiento por COVID-19 y su efecto negativo en las personas que sufren problemas de salud mental como la depresión.

En este sentido, Lisa Carlson, administradora ejecutiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Emory en Atlanta, explicó a CNN que si bien los aspectos físicos de la pandemia son visibles, muchos de los problemas, tales como la escasez de suministros y el estrés económico, afecta a la salud mental.

Aseguró que no hay vacuna para dichos problemas, por lo que salir de ellos tomará más tiempo.

En este sentido, el medio comentado realizó una publicación especial a propósito de este 13 de enero; en el que enumera los problemas de salud mental que expertos anticipan que saldrán a la luz en 2021.

Uno de ellos es la soledad producida por el aislamiento. La administradora explicó que esto afectó a personas de todas las edades, desde niños hasta adultos; perdiéndose así oportunidades para el desarrollo social.

En este punto Lisa Carlson expresó que las personas deben enfocarse "en lo básico para dormir, comer alimentos saludables, moverse durante el día, pasar tiempo con las mascotas y los seres queridos"; al tiempo que añadió que hay que cuidarse a sí mismos y a los demás, debe ser el enfoque de todo conforme avance el 2021.

La pandemia y su efecto en la salud mental

Otro de los problemas provocados por el COVID-19 son los relacionados con el descanso. El Dr. Raj Dasgupta, médico pulmonar y del sueño, indicó que el estrés, el trauma y los nuevos desafíos provocan alteraciones en los sueños. Esto es una verdad para los trabajadores de la salud que se encuentran en primera línea de la atención médica.

Dasgupta indicó que no separar el trabajo del hogar puede significar patrones de sueño irregulares que puede lanzar "una bola curva en nuestro ritmo cardíaco".

Por otro lado, Chelsea Kronengold, gerente de Comunicaciones de la Asociación Nacional de Trastornos Alimentarios; advirtió que el trauma colectivo contribuye al aumento de la ansiedad, la depresión y otros factores de salud mental asociados a trastornos alimenticios.

La principal preocupación son las personas que no están listas para recuperarse, es decir, sus trastornos están activos. El aislamiento, aseguró el experto, es una oportunidad para mantener "comportamientos desordenados".

"No sólo los trastornos alimentarios prosperan de forma aislada, también se agrega ansiedad y culpa por la posibilidad de quedarse sin comida y/o tener demasiada comida disponible en todo momento", dijo Kronengold.

Lisa Carlson reiteró que muchas personas, desde aislados hasta los que toman el transporte público, pueden estar sufriendo un impacto adicional en su estabilidad mental.

Cabe resaltar que Carlson indicó que las personas enfermas no recuperadas por COVID-19 y otras afecciones; pueden sufrir de efectos mentales negativos, esto incluye a sus familiares.

"Estas personas que llevan la enfermedad por mucho tiempo y han pasado meses enfermas están mucho más allá de sus propias expectativas o de las expectativas de los demás sobre ellos. Hay un verdadero desafío de salud mental en eso (...) Realmente va a causar luchas para ellos y para sus seres queridos, y por cómo sienten que otras personas sienten por ellos", expresó la administradora ejecutiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Emory en Atlanta.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados