Más de 250 mil empleos se han perdido en el sector de la construcción en Carabobo

En la quiebra. Así está el sector de la construcción en Carabobo cuya crisis se agudizó durante la cuarentena y su recuperación no se vislumbra en el corto plazo.

Más de 250 mil empleos se han perdido en el sector de la construcción en Carabobo
Foto: Dayrí Blanco

En la quiebra. Así está el sector de la construcción en Carabobo cuya crisis se agudizó durante la cuarentena y su recuperación no se vislumbra en el corto plazo.

.

Se trata de la industria que aportaba un respetable porcentaje al Producto Interno Bruto (PIB) del país y que ya antes de las medidas tomadas para la prevención del Covid-19 estaba paralizada en 95% en la entidad. Aún así, existía la esperanza de reactivarse este año. Pero eso no ha sido posible.

Ya son 38 trimestres de caída que registra el sector. La consecuencia más directa es la pérdida de más de 250 mil empleos solo en Carabobo, de acuerdo al presidente de la Cámara de la Construcción en la entidad, Germán Rodríguez.

El 5% que se mantiene operativo, pese a las adversidades, representa entre ocho mil y 12 mil empleos directos e indirectos, “y es por ello que queremos mantenernos, por su bienestar, por lo que significa para la economía de la región y del país”.

Pero no ha sido fácil. Los problemas con el suministro de combustible han impedido que gran parte de ese personal no llegue a sus puestos de trabajo, con lo que ese 5% se ha reducido a 3% de operatividad.

A eso se suma que entre la cantidad de venezolanos que se ha regresado al país hay un importante número de personas que eran parte del sector construcción. “Ellos son mano de obra calificada y técnica que necesitamos, pero no hay la cantidad de obras en ejecución requeridas. Simplemente porque las condiciones no están dadas”.

Más flexibilización

Las exigencias son claras: “Pedimos que sean activados operativos en lo que todos los sectores económicos sean atendidos para surtir gasolina, gasoil y gas, de manera de evitar el desabastecimiento y cuidar los puestos de trabajo”.

También solicitan más flexibilización, porque aunque la construcción fue el primer sector económico que se reactivó en medio de la cuarentena, estar operativos solo dos semanas al mes no es suficiente.

Actualmente, las obras que están en ejecución corresponden a algunos conjuntos residenciales pequeños y privados en construcción al norte de Valencia. “Es poco, pero todo suma”.