Mercabar: orgullo larense que también está en la carraplana

Foto: Karina Peraza

Aquiles Gómez, tiene 46 años, nació y creció en el caserío La Meza de la población de Humocaro Bajo en el municipio Morán del estado Lara, como residente de campo se dedicó a las labores de productor de la tierra, sembraba papa, repollo, cebolla, zanahoria, él tenía empleados quienes ayudaban para cosechar y posteriormente, vendía su mercancía en la población de Quíbor.

Con el pasar de los años fue faltando la mano de obra unos se iban del campo a la ciudad, otros del país, se necesitaba efectivo para pagar y no se conseguía, así mismo pasaba con las semillas y con los fertilizantes, hasta el punto que tuvo que salir del campo para la ciudad para conseguir la arepa. Tiene año y medio asistiendo al Mercado Mayorista, ubicado en la Zona Industrial III de Barquisimeto y vende verduras y hortalizas. Al comenzar, las compras eran todos los días, pero ahora pasan días sin vender nada.

Los únicos días buenos que llaman los comerciantes son los jueves y domingo. Son cuatro andenes que tienen el área de la Playa de Mercabar para el primer trimestre del 2018 y aún se observa la falta de puestos en el lugar y la abundancia de comerciantes, todos ofreciendo su mercancía y compitiendo por un mejor precio.

Elio López comentó que tiene más de 30 años asistiendo al mayorista y con tristeza ha visto como ha decaído el mercado que se supone era el modelo, se dedica a la venta de cebollas y aseguró que desde el primer apagón, se redujo la existencia de comerciantes en el lugar.

Explica que actualmente el kilo de cebolla está en 8 mil bolívares. Un saco más pequeño trae entre 14 y 15 kilos. En ocasiones pueden vender hasta dos sacos, pero hay días en los que no venden ni siquiera uno.

Explica que la baja producción, la escasez de la gasolina y el mantenimiento de un vehículo ha ocasionado que muchos vendedores que venían de otros estados como Mérida, Zulia, Trujillo, Portuguesa o Yaracuy ya no lo hagan porque simplemente no es rentable

En Mercabar, además de comerciantes mayoristas, también están aquellos que venden por unidad.  Indicaron que les compran su mercancía a los mayoristas y deben hacerlo en efectivo, para así poder obtenerlo a buenos precios.

Explicó Luis Camargo que un saco de papá por transferencia oscila entre 200 a 300 mil bolívares, mientras en efectivo puede llegar a 120 mil bolívares, resultando ser más provechoso para ellos, porque así pueden competir con otros mercados.

A pesar de ello, pueden tener una verdura u hortaliza con un precio menos a cinco mil bolívares en comparación a como está en la calle.

En cuanto a las ventas, manifestó que él, quien vende maíz, lo hace a mil por unidad y un día malo puede vender entre 15 a 30 maíces, mientras un día bueno que son dos veces a la semana pueden salir hasta 200 unidades.

Ricardo Cusanno: “La diáspora será el inversor de la nueva Venezuela”

Lopez Gil pidió a la UE inicie investigación independiente por masacre de Guanare

López Gil en el Europarlamento: Maduro tortura a los venezolanos