Niños del J.M. de los ríos esperan un trasplante que posiblemente no llegará

 

El Hospital J.M. de los ríos fue el centro de salud pública piloto en cuanto atención pediátrica en el país y en la actualidad se encuentra abandonado por las autoridades, los ascensores no sirven, los familiares de pacientes deben cargar tobos llenos de agua hasta las habitaciones pues no cuentan con el suministro liquido entre otras penurias que se padecen dentro de este hospital.

Nancy Hernández, madre de Jorber, un paciente del área de nefrología, manifestó que su hijo lleva 11 años asistiendo al Hospital J.M. de los Ríos, es decir la mayor parte de su vida ya que el joven solo cuenta con 15 años de edad.

La condición de Jorber es muy delicada, y ha empeorado debido a las constantes diálisis que se le aplican tres veces por semana mientras espera un trasplante que probablemente no llegara pues desde el año 2017 se encuentra suspendido el programa nacional que procuraba el trasplante de órganos en el país.

Yuri Merchán también es madre de un niño que espera por trasplante de riñón en el Hospital J.M. de los Ríos, y nos comentó que mientras los pacientes mueren esperando un trasplante, su hijo a diario le manifiesta su profundo deseo de seguir vivo.

Este mismo escenario lo viven muchas madres que luchan por alargar la vida de sus hijos en distintos hospitales del país a pesar del obstáculo que representa la escasez de medicamentos y la falta de personal debido a la grave crisis que atraviesa el sector salud en Venezuela.

pasaporte caraotadigital

Ni con diez salarios se puede pagar el pasaporte (Video impactante)

"Project: Mara": El vidoejuego que buscará llevar el terror psicológico a otro nivel (Video)