Nynas: El socialismo como camino más largo entre la "privatización" y la "privatización"

Nynas se hace con el control de una empresa que bajo las sanciones de EEUU y un socio tóxico (Pdvsa) estaba cercana a la quiebra

La Junta Directiva Ad-Hoc de Pdvsa, que maneja Citgo, ha entregado hoy un comunicado público exigiendo que se determine bajo qué criterios se traspasaron 35% del total de 50,01% de las acciones de la empresa Nynas AB, que controlaba Pdvsa, a una "fundación privada no identificada", elevando la alarma sobre la propiedad de esta empresa, quizás la última joyita que le quedaba a la corona que fue Petróleos de Venezuela.

Para la mayoría de los venezolanos, el nombre de Nynas no dice nada. Para los expertos en petróleo, sin embargo, es el de uno de los principales activos de Petróleos de Venezuela en el exterior. Un activo que desde este martes ya no pertenece a Venezuela, sin que nadie sepa cómo, ni por qué, ni a quién, se lo vendieron.

Muere así uno de los últimos reductos del proyecto de internacionalización petrolera en el que Venezuela invirtió un gigantesco esfuerzo financiero y de talento en construir, y que llevó, en algún momento, a Pdvsa a ser la segunda petrolera del mundo.

En la práctica, lo ocurrido con Nynas es el traspaso a una fundación controlada por el socio minoritario de Nynas. Un acuerdo para salvar la compañía, ya con un nuevo socio mayoritario, al que inmediatamente le quitaron las sanciones de Estados Unidos que pesan sobre Pdvsa.

En marzo, Nynas AB había anunciado el cambio de la junta directiva que se está concretando hoy y aparentemente, la pérdida de posición de Pdvsa en la petrolera sueca obedece a la posibilidad de reflotarla con capital fresco (del que Pdvsa, como es obvio, no dispone) y sin sanciones.

La construcción de una corporación

A mediados de la década de los 80, los hombres que dirigían Pdvsa se plantearon el reto de construir una corporación global, y adquirieron tanto Nynas AB en Suecia como Veba Oel en Alemania, y principalmente Citgo, en Estados Unidos. El criterio era el de la integración vertical de Pdvsa como una corporación que fuera desde la perforación hasta el tanque de gasolina de los consumidores.

La estrategia tenía sentido, fundamentalmente, por la naturaleza bituminosa de los crudos venezolanos, que no encontraban fácilmente compradores en un mercado, entonces como hoy, dominado por la oferta. Y fue una de las razones que llevaron a Pdvsa, en 1999, e incluso en medio de precios petroleros muy bajos, a ser la segunda mayor petrolera del mundo.

Por supuesto, luego de eso vinieron las megafusiones que han concentrado el negocio y que, de todas maneras, hubieran dejado a una petrolera asociada a un Estado en franca desventaja.

La reversión

Quien esto escribe fue el vehículo para que Alí Rodríguez Araque, primer ministro de Energía y Minas de la revolución bolivariana, le contara al país que el Gobierno de Hugo Chávez pretendía revertir la apertura petrolera y la internacionalización de Pdvsa.

Lo hizo en una entrevista a El Universal que trajo mucha controversia justamente por lo que dijo en esa frase: "hay que revertir la apertura petrolera y la internacionalización", que fue su titular. Poco después vendría el 11 de abril de 2002, en el que los sacudones en Pdvsa tuvieron un rol fundamental, y el paro petrolero de 2002-03, que consolidó la "idea" que Hugo Chávez tenía sobre Pdvsa.

Los altos precios petroleros de la década pasada se produjeron en medio, justamente, del desmontaje de la internacionalización, y sobre todo de la apertura petrolera, sustituida por un sistema en el que solo Hugo Chávez tenía poder de decisión. Veba Oel fue la primera en ser vendida, hace 10 años.

"La empresa, adquirida a comienzos de los años 80, durante la IV República, en 30 años practicamente no rindió ganancias al país para recuperar las inversiones hechas, tampoco refinó ni un barril de petróleo pesado nacional, ni dio empleo a venezolanos" decía la nota de prensa de Pdvsa en la que se anunciaba la venta de Ruhr Oel, el último activo que tenía Pdvsa en Veba Oel.

Pero el régimen nunca pudo desprenderse de Nynas, una empresa mucho más pequeña, y Citgo siempre fue estratégico, tanto, que hoy es el único activo que maneja la junta ad-hoc y está hipotecado dos veces, a Rosneft.

El largo camino a la privatización

Ya la semana pasada, con el anuncio de la "reestructuración de Pdvsa" con Tareck El Aissami al frente, el procurador del Gobierno interino de Juan Guaidó, José Ignacio Hernández, había señalado que dicha "reestructuración" era un eufemismo para decir privatización. Por cierto, hace más de tres décadas, justamente ese era el argumento de Rodríguez Araque y buena parte de la izquierda irredenta que luego se alineó con Hugo Chávez: que la internacionalización de los 80, y la apertura petrolera de los 90, escondían la privatización de Pdvsa.

En todo caso, si se juzga por los resultados, aquella política, de hombres que dentro de todo eran pragmáticos, hacía una empresa auditable, que cumplía sus compromisos y que tenía altísimo prestigio interno e internacional.

La Pdvsa de hoy, que agoniza a pedazos, que no puede siquiera producir la gasolina para mover un mercado interno de 100 mil barriles diarios y que es, a todos los efectos prácticos, inauditable, no resiste comparación con aquella. Está en quiebra, y tras esa quiebra se ha ido por el caño el país entero.

Y ahora, remata un activo a una fundación sin ninguna información, sin saber el monto (y sospechando que probablemente, en el deprimidísimo mercado petrolero mundial actual, no haya valido nada) y en una operación tan oscura que hace sonar las alarmas de otra "privatización".

Tanto aquella como esta había que ponerla en comillas. Aquella era el entendimiento del mundo que venía y tratar de adaptar a ese mundo a una empresa estatal; este es el resultado de 20 años de políticas irresponsables, ignorantes, arrogantes y, sobre todo ese coctel (o quizás por lo mismo), profundamente corruptas.

¿Cómo se podría abrir la economía en Venezuela en plena pandemia?

En Catia pocos le temen al coronavirus

perrita

"Quién Hizo Popó en la Cocina?": Así Delató esta adorable Perrita a su Hermana