Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Pacientes enfrentan falta de agua y déficit de enfermeras en hospital universitario de Carabobo

Carla Romero estuvo tres días como paciente del Hospital Universitario Ángel Larralde (HUAL), de Carabobo. Ese tiempo le bastó para conocer a fondo la realidad del que fue uno de los centros de salud más importantes de la región central del país.

Llegó con un dolor abdominal muy fuerte. La atendieron en emergencia de la mejor manera. “El personal médico es excelente, hace todo lo que puede”. El diagnóstico fue apendicitis y de inmediato fue programada la cirugía.

“Estuve sola en un cuarto porque no hay casi pacientes, pero hubo noches en las que no había enfermeras que me pusieran el tratamiento”. En el lugar hay 300 profesionales del área repartidas en tres turnos, pero se requieren al menos 100 más para poder cumplir a cabalidad con la atención de los pacientes, según informó una fuente interna del HUAL.

A esto se suma que no cuentan con los implementos necesarios. “Necesitamos guantes, nos urge, no tenemos para poder cumplir a cabalidad con nuestras funciones”.

Los acompañantes no so permitidos para pernoctar en el lugar, por lo que ella tuvo que enfrentar todo sola. El dolor, las incomodidades postoperatorias y a veces sin la medicación adecuada.

Precariedades de los servicios

Ir al baño era toda una complicación para Carla. Sin agua y con las tuberías colapsadas la higiene no es el punto más fuerte de este hospital que era referencia de Carabobo.

Solo una vez a la semana llega agua por tubería al centro de salud, y son las camareras, enfermeras, familiares de los pacientes y todo el que esté el sitio quienes llenan tobos para poder tener algo almacenado que se acaba rápidamente.

Luis Peña es el esposo de Carla y trataba de llevarle a diario algo de agua para su aseo personal. “Pero es que las pocetas ni siquiera bajan. Está todo eso tapado y colapsado. Ir al baño aquí como paciente es un martirio”.

Él se quedaba hasta las 2:00 a.m. o 3:00 a.m. pendiente en caso de que se presentara alguna emergencia o por si su esposa necesitaba algo. Pero no era fácil. “El tema de la gasolina está muy rudo para ir y venir constantemente, pero era necesario”.

Actualmente no hay unidad de terapia intensiva activa en el HUAL desde hace más de tres año cuando se dañaron los equipos. Pero se espera que pronto se reactive con una inversión que se está haciendo en estos momentos.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados