Reapareció la fiebre amarilla en Bolívar: salud en retroceso por falta de vacunación 

Foto: referencial

En septiembre, Alfredo Montes de Oca, indígena pemón de 46 años, proveniente de Kamarata, en el Parque Nacional Canaima, fue hospitalizado en el Complejo Universitario Hospitalario Ruíz y Páez en Ciudad Bolívar. Llegó con síndrome febril, icterohemorrágico. Desarrolló insuficiencia renal y tuvo que ser dializado.

Recientemente fue dado de alta, pero en esos dos meses, casi nadie en el hospital se daba por enterado de que los síntomas de ese paciente alertaban la reaparición de la fiebre amarilla, después de 14 años.

Hace unas dos semanas, de acuerdo con el reciente informe de la Sociedad Venezolana de Salud y la Red Defendamos Epidemiología, se conocieron los resultados de las muestras de sangre enviadas al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel. Estas confirmaron el diagnóstico de fiebre amarilla.

El viernes 15 de noviembre, cuando se le daba de alta al paciente, el gobernador Justo Noguera viajó a Kamarata con tres comisiones de salud: OPS Emergencias, Epidemiología Nacional del MPPS Y Epidemiología del Instituto de Salud Pública (ISP), para una jornada de salud

Ni Noguera, ni el Ministerio de Salud han divulgado la información ni declarado la alerta epidemiológica. En el hospital Ruíz y Páez, nadie sabía del caso hasta que se dio a conocer en redes. Ahora, la historia clínica de este paciente pretende ser ocultada para que nadie tenga acceso.

Este caso de fiebre amarilla hace sospechar de que existan otros en el estado. Preocupa aún más cuando se desconoce la disponibilidad de vacunas, que en casos anteriores se ha demostrado la poca o nula inversión para la prevención de enfermedades endémicas. Pasó precisamente en Bolívar con la difteria y el sarampión, enfermedades que estaban controladas en Venezuela.

El informe de la Sociedad Venezolana de Salud y la Red Defendamos Epidemiología recordó que «en junio de 2008, la Dirección Nacional de Inmunizaciones del MPPS, admitió en documentos no divulgados que el número de susceptibles de un año de edad, para fiebre amarilla a nivel nacional era de 1.953.946, con un índice de Riesgo de 3,22, valor que resulta muy elevado. Desde entonces, en los últimos 10 años la vacunación antiamarílica en niños de un año de edad, ha sido sub óptima en Venezuela».

Se estima que más de 3.100.000 personas sea  susceptibles de contraer la enfermedad por falta de vacunación.

Los últimos casos de fiebre amarilla fueron en 1999, con un turista norteamericano que visitó a Canaima y al regresar a Estados Unidos fue diagnosticado; y los que se dieron en el brote de 2005 y que también afectó a los estados Zulia, Táchira, Portuguesa, Mérida, Monagas y Apure.

El informe indica también que desde 1997 se han confirmado 71 casos autóctonos de fiebre amarilla en Venezuela. Los brotes más intensos fueron en 1997 en Amazonas, con 15 casos y cuatro defunciones, mientras que entre 2002 y 2005, se registraron 55 casos confirmados, 27 de ellos mortales.

Transportistas de Los Teques no se calaron amenazas de la alcaldía y se fueron a paro

Trump abre la puerta a testificar por escrito en Congreso sobre caso Ucrania