Régimen de Maduro tortura a los presos políticos en centros clandestinos

Foto: EFE

Familiares de los presos políticos denunciaron al diario español ABC sobre la existencia irregular e ilegal de centros clandestinos para torturar a las personas que han sido detenidas por oponerse al régimen de Nicolás Maduro.

La abogada Tamara Suju, especialista en los derechos humanos y embajadora del presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó en Hungría, afirmó el domingo que esos centros son casas confiscadas utilizadas al narcotráfico. Las mismas fueron otorgadas a la Dgcim por el ministro de Relaciones Interiores del régimen, Néstor Reverol.

Esos centros clandestinos, al igual que la sede del Dgcim en Boleíta, se han convertido en casas del terror para las personas detenidas, quienes «han sido colgadas, golpeadas, atadas de pies y manos, encapuchadas por días, tiradas en el piso sin darles agua y comida», dijo Sujú.

Estas casas funcionan desde hace tres años, explicó el director de la ONG Provea, Marino Alvarado a ABC. Al tiempo que detalló que han llevado la denuncia a la Fiscalía venezolana.

«Son controladas por los paramilitares de los colectivos chavistas que trasladan a los presos tapados con pasamontañas en la noche para que nadie los identifique», precisó.

El director de Provea manifestó que las víctimas no realizan las denuncias pertinentes sobre las violaciones a los derechos humanos en esos sitios, pues temen a represalias.

Hace días, el titular del Ministerio Público de Maduro, Tarek William Saab, anunció que han detenido a 31 personas por el presunto atentado fallido contra Maduro. Otras 17 personas fueron privadas de libertad por los hechos del 30 de abril.

Ante ello, el director de Provea afirmó que el hacinamiento no es justificación de la existencia de centros de torturas.

Detenidos 10 PNB por extorsión a comerciantes en el Zulia

sismo

¿Ensayo nuclear? Sospechosa explosión causó sismo en frontera entre China y Corea del Norte