Seis meses sin agua: así se encuentra el Ambulatorio “Pedro Iturbe” de Caricuao

Baños sucios y griferías sin una gota de agua. Esa es la realidad que, desde hace seis meses, padecen los pacientes y trabajadores del Ambulatorio “Pedro Iturbe”, un centro asistencial que brinda servicio a los vecinos de la UD2 de Caricuao, un sector popular que se ubica al oeste de Caracas.

“Nosotros aquí, en el Ambulatorio, no tenemos el servicio de agua”, afirmó Ruth Estanga, una mujer que forma parte del personal que labora en el recinto de salud. Ella agregó que casi una treintena de trabajadores se han visto afectados por la ausencia del líquido.

“Aquí hay, aproximadamente 25 mujeres y, dentro de las mujeres, tenemos una persona embarazada”, dijo Ruth, antes de agregar que ella misma ha sufrido enfermedades, que han sido provocadas por la falta de agua. “Particularmente yo tuve un cistitis porque me da miedo ir al baño”, señaló.

De acuerdo con los testimonios, la prolongado interrupción en el suministro de agua ha incidido en las operaciones del centro asistencial. Ello ha obligado a su plantilla a realizar las tareas diarias a media marcha.

“No tengo agua para lavarme las manos”, indicó Eneyda Carrizales, la asistente del laboratorio en el que se procesan muestras de sangre, orina y heces advirtió que, sin el líquido, ella y el resto del personal se exponen a un contagio. “Aquí hay bacterias y nos contaminamos”, sentenció.

El problema ha trascendido las zonas de trabajo. Incluso en las áreas comunes, la ausencia de agua ha limitado las actividades. “(Acá) no comemos tampoco”, comentó Ruth Estanga, quien apenas podía moverse dentro de una cocina en la que un tanque, completamente vacío, ocupa casi todo el espacio.

Aunque las denuncias han sido elevadas al Distrito Sanitario de Caracas, ni el Ambulatorio “Pedro Iturbe” ni sus trabajadores o pacientes han recibido respuesta, de parte de las autoridades.

Tumeremo no descansa de los ataques: denuncian nuevos asesinatos

Almagro caraotadigital

Almagro felicitó a cancilleres del TIAR por dar «un paso más contra la dictadura»