Solórzano: “Hay que ser bien miserable para robar a un preso político”

Robo de comida y medicinas. Ningún preso político se salva de las “malas prácticas” de funcionarios de la DGCIM. La diputada Delsa Solórzano denunció que familiares y detenidos son diariamente amedrentados.

Informó que les piden votos de silencio para que no se conozca el infierno que viven dentro de su sede.

“Hay presos y funcionarios que están apegados al artículo 328 de la Constitución que están corriendo grave peligro. Luego de la protesta en días pasados les limitaron las visitas”.

Aseguró que la protesta de los privados de libertad por razones políticas se originó por la crisis sanitaria y el riesgo de contagio de hepatitis que ya la padece la esposa de Miguel Rodríguez Torres quien permanece en la sede de contrainteligencia en Boleita.

Según la parlamentaria se ha solicitado a organismos internacionales pronunciamientos y acciones contundentes para que cese la tortura. A su juicio no es suficiente el informe de Michelle Bachelet cuando los presos políticos son maltratados y en varios de sus casos está en riesgo su vida.

Durante el pancartazo realizado frente a la sede del PNUD en la avenida Francisco de Miranda, Delsa Solórzano exigió a la ONU mayor celeridad para evitar el sufrimiento de presos políticos y sus familiares.

Disney: live action vs. historias originales

Eugenio Montejo

Algunas palabras / Eugenio Montejo