Tachirenses llevan hasta 3 meses sin surtirse de combustible, no creen en el nuevo plan

Tachirenses llevan hasta 3 meses sin surtirse de combustible, no creen en el nuevo plan
Foto: Yamile Jiménez

Luego de 11 semanas sin gasolina para el ciudadano común en el Táchira, los usuarios hacen enormes colas para poder abastecer de acuerdo al número de chip.

Las largas filas no se hicieron esperar, los ciudadanos de esta entidad ya no creen en planes especiales, aseguran que este es uno más.

"Muy difícil todo, tanto tiempo que tenemos sin echar, yo estoy aquí desde temprano y esta cola ha corrido lentísimo", indicó Coromoto García quien desde muy temprano acudió a la estación de servicio.

Dijo que tenía 11 semanas sin poder surtir y que esta situación la tiene agotada.

"Esto es más de los mismo pura mentira esto echan un mes y vuelven y paran 5 meses, como ciudadana me siento burlada y cansada de tanto martirio", expresó Coromoto García.

Expresó que no se puede vivir en paz con el caos de todos los servicios públicos.

Por su parte, Gladys Pernía aseguró que "ningún plan ha funcionado ni va a funcionar, lo único que funciona es la corrupción", esto al referirse al nuevo plan de abastecimiento de combustible.

Aseguró que todo esto ha generado más y más ventas ilegales a precios exagerados.

"Esto es un negocio lo que hay en el Táchira y ellos buscan la manera de tener ahí sus ingresos", expresó indignada Gladys Pernía.

"Tenía tres meses sin mover mi carro"

Muchos habían olvidado lo que significa ir a una estación de servicio, tal es el caso de Johama Monsalve quien desde hace tres meses no había podido sacar su carro por falta del carburante.

"Tenía tres meses sin poder echar gasolina y para sacarlo hoy, tenía las bujías enchumbadas, los carros parados también se dañan", enfatizó Monsalve.

Añadió que el Táchira es uno de los estados más castigados por el régimen, pues no es solo la escasez de combustible, pues falla el gas, el agua y los cortes de luz son inhumanos.

"Me siento molesta, indignada porque somos un país petrolero para estar pasando por todo esto", recalcó.

Considera que este nuevo plan es un pañito de agua tibia para calmar al pueblo que ha salido a protestar.