Toma nota, esto es lo que debe hacer una persona que recibe la vacuna contra el COVID-19

Después de la expansión del COVID-19 por todo el mundo, laboratorios, empresas farmacéuticas, universidades y gobiernos iniciaron una carrera para lograr realizar la vacuna en un tiempo relativamente corto.

Actualmente Pfizer BioNTech, Moderna y Sputnik V están siendo administradas a miles de personas; sin embargo, muchos tienen dudas con respecto al tema, sobre todo de las acciones que se deben tomar una vez realizada la vacunación.

Lo primero que debes saber es que según las autoridades de los Estados Unidos, las vacunas autorizadas (Pfizer BioNTech y Moderna) requieren de dos dosis. Recientemente una vacuna realizada por el país norteamericano entró en ensayos clínicos de fase 3, explican que esta requerirá una sola dosis.

Por otro lado, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de España (CDC) recomienda el uso de mascarillas, que cubran la boca y la nariz, cuando se entra en contacto con personas desconocidas y establecimientos de atención médica.

El CDC recomienda que las personas de 75 años de edad y los trabajadores esenciales en primera línea sean los primeros en recibir la vacuna en caso de suministros limitados. Por otro lado, cabe mencionar que una persona recuperada de COVID-19 pueden vacunarse sin necesidad de hacerse una prueba de anticuerpos.

Si una persona recibió dos dosis de vacuna, debe seguir utilizando mascarilla y evitar contacto cercano con otras personas. Esta medida es recomendada debido a que aún no hay pruebas suficientes que indiquen que los vacunados no transmiten el virus.

¿Hay que ponerse la vacuna si se tiene inmunidad posterior a la infección?

Esta es una de las preguntas que más se hacen los recuperados de COVID-19. La llamada inmunidad natural varia según la persona o enfermedad; no obstante, con el coronavirus que actualmente está esparcido por el mundo, la evidencia indica que una persona puede volver a infectarse en los 90 días posteriores a la infección inicial.

Es importante que las medidas de seguridad establecidas por los gobiernos y las diferentes organizaciones salud, sigan vigentes aun cuando se haya administrado la vacuna. Esto evitará la propagación y brindará una mayor protección. Los cambios en las recomendaciones se realizan cuando se tenga más conocimiento sobre el tema.