¡TRAGEDIA! Maestros de Carabobo en hambruna: trabajan como vigilantes o limpiando casas

963 mil bolívares al mes. Eso es lo que cobran al mes los docentes tipo 4, con estudios de postgrado, en Carabobo. Un sueldo que, sin duda, no les alcanza para comer.

Foto: Dayrí Blanco

No es necesario sacar muchas cuentas. Un kilo de leche cuesta más que el salario quincenal de un educador, con lo que apenas pueden comprar medio kilo de queso y de carne, y no pueden esperar reunir el mes completo de sueldo porque la inflación simplemente los arrastra.

Es por eso que muchos no han tenido otra opción que dedicarse a otras labores. “Más de 90% de los maestros en Carabobo están haciendo otras cosas. Conozco a quienes están como vigilantes en empresas y condominio, y maestras que están limpiando casas a cambio de comida. Así de grave estamos”, denunció el representante de Sintraenseñanza en la entidad, Juan Tortolero.

Hizo un enfático llamado a las autoridades del régimen de Nicolás Maduro. “Denunciamos incumpliendo de la segunda convención unitaria del magisterio venezolano por parte del patrono. Maduro y su ministro siguen de oídos sordos y con los ojos tapados, viendo la precaria situación que estamos viviendo los decentes. Ministro Aristóbulo, los maestros están muriendo de mengua, no tienen seguridad social ni dinero para comer, atiéndalos, cumpla con el contrato colectivo”.

Esta crisis que mantiene a los docentes en hambruna va en contra de la calidad educativa, sobre todo en estos momentos que deben dedicarse a su labor en sus casas, en medio de las medidas preventivas del Covid-19.

José Ledezma es maestro y siente que las tablas salariales son una burla. “Dan pena, para poder solventar esto debemos recurrir a muchas otras cosas”. Pero el problema se presenta cuando los coordinadores y directivos de los planteles hacen exigencias. “Nos piden cosas que no podemos cumplir porque no tenemos internet o electricidad, nos ponen inasistencia”

Él está desesperado, no sabe qué hacer. “Esto nos está ahogando, nos está matando, no tiene precedentes en la historia, denuncio desidia, desapego a la construcción de un nuevo individuo en la sociedad”.

¡SIGUE EL MISTERIO! Casos de COVID-19 en China podrían ser más de 600.000

Maduro

"Hemos logrado resistir": Maduro envió un mensaje a la familia venezolana